El Puerto de Vigo, incapaz de arreglar As Avenidas antes del verano

Dos años después de derrumbarse, el socavón del paseo marítimo de As Avenidas continuará así, al menos, hasta después del verano. La incapacidad del Puerto de Vigo para llevar adelante la reforma en tiempo y forma obligará a dos de los festivales más populares y destacados de la ciudad a celebrarse de nuevo con unas lonas tapando el muelle semiderrumbado.

La Autoridad Portuaria de Vigo, presidida por Enrique López Veiga, culpa a la “lentitud de los trámites administrativos” los retrasar en las obras. Tanto el Vigo SeaFest como O Marisquiño se volverán a celebrar no solo con el “socavón de la vergüenza” todavía presente, sino con el paseo de piedra dañado por el paso de transportes de gran tonelaje con destino al Puerto.

Según informó el Puerto esta mañana, tras las reuniones mantenidas “estos días” entre responsables de la Autoridad Portuaria de Vigo y promotores del Vigo SeaFest y O Marisquiño para examinar el estado actual del paseo de As Avenidas, “se ha acordado de forma conjunta aplazar la reparación prevista en el paseo hasta el mes de septiembre, una vez hayan concluido ambos festivales”.

Tras una larga batalla sobre quién debería lleva a cabo la reforma, el Puerto acabó por hacerse cargo tras la necesaria revisión del convenio Abrir Vigo al Mar obligada por la nueva Ley de Contratación Pública. Con la extinción del convenio, la responsabilidad del mantenimiento de As Avenidas pasó a la Autoridad Portuaria. Entonces, López Veiga anunció una reforma que, lejos de las pretensiones municipales de recuperar el “espíritu del Plan Nouvel”, actuaría simplemente reponiendo el firme en mal estado y reconstruyendo el paseo de madera ahora hundido.

El 31 de octubre la Autoridad Portuaria adjudicó a Ingeniería del Noroeste la asistencia técnica para la redacción del proyecto de acondicionamiento del paseo. Los trabajos se llevarán a cabo en dos fases: la primera afectará al “lado tierra”, es decir, el tramo por el que circulan los transportes con piezas especiales y cuyo proyecto ya está finalizado. Aquí se plantea “reforzar el pavimento y cambiar las losetas existentes por otras de menor tamaño para evitar que se quiebren con tanta facilidad”. Con todo, el Puerto reconoce que “se mantendría la tipología y se reharía con la misma tecnología estructural”.

La segunda fase tendrá lugar en el “lado mar”, el del paseo de madera que discurre desde el edificio administrativo de la Xunta de Galicia hasta la escultura de Julio Verne.

La licitación de ambas actuaciones se produciría, según asegura el Puerto, en junio, momento en el que podrían arrancar definitivamente las obras, aunque no estarían listas para la celebración de los festivales. Una fecha que los promotores de ambas citas no podrían aceptar ya que les afectaría de forma directa, poniendo incluso en riesgo su propia celebración.

El accidente de O Marisquiño se produjo en agosto de 2018 y desde entonces nada se ha hecho en la zona, más allá de un “parche” durante la celebración del pasado Vigo SeaFest. Una actuación llevada a cabo por la propia organización ante el pobre estado del paseo. Una situación que se mantendrá de nuevo este verano.

Estado del paseo días antes de celebrarse el SeaFest de 2019

Sí ha estado más activo el Puerto a la hora de planear nuevos rellenos que podrían alejar todavía más el borde marítimo, o planeando un carril bici de menos de tres kilómetros entre la sede de la Xunta y Barreras.

López Veiga ha sido siempre reacio a la actividad de ocio y de acercamiento de la ciudad a las instalaciones portuarias. El Vigo Street Stunts tuvo que abandonar la ciudad en dirección A Coruña tras las trabas para continuar celebrándose y el propio O Marisquiño estuvo a punto de cancelarse ante las dudas del Puerto para autorizar su celebración en 2019. Este mismo año, el presidente del Puerto sostenía que podría poner problemas para autorizar el Dirt Jump en el espacio donde se celebra en las últimas ediciones, la modalidad estrella de esta cita que cumplirá este verano 20 años, ya que asegura que dificulta el trabajo de algunas empresas. Estas Navidades, desde Zona Náutico llegaron a reconocer que el Puerto “estaba poniendo problemas” para autorizar la instalación de su complejo de ocio en el que se encuentra la pista de hielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*