Los Reyes Magos siguen sin traerle una defensa al Celta

Miguel Cardoso tiene una idea. Su plan gusta. Es atractivo. Encaja en el ADN de un Celta que hace dos años maravillaba a Europa. Sin embargo, su teoría no se ha trasladado con continuidad sobre el terreno de juego. Excusas aparte como la ausencia de Iago Aspas, el conjunto vigués volvió a pecar de exceso de posesión y falta de agresividad y peligro en los metros finales.

El resultado es una nueva derrota, un tropiezo frente a un Athletic que le bastó con tirar de transiciones rápidas para asaltar Balaídos. La velocidad de Iñaki Williams y los problemas defensivos del Celta fueron claves. El delantero del Athletic dio una asistencia y anotó el tanto del triunfo para los "leones", una victoria balsámica para el cuadro vasco que, de paso, acerca a los de Miguel Cardoso a la zona peligrosa de la tabla.

Once sin profundidad

Se equivocó Miguel Cardoso. De esta vez no hay excusa. No se trataba de priorizar Liga o Copa o los efectos del "virus FIFA" que sufrió en su debut como entrenador del Celta. El técnico portugués apostó por una formación inicial demasiado "centrocampista". El mejor ejemplo fue Fran Beltrán. El madrileño actuó fuera de posición, un rol en el que no se sintió cómodo durante los 64 minutos en los que compartió lugar en el verde con Stan Lobotka.

La presencia del ex del Rayo, el internacional eslovaco y Okay Yokuslu desconectó la sala de máquinas celeste con una zona de tres cuartos en la que se echó de menos la presencia de hombres como Jozabed Sánchez o Andrew Hjulsager.

La defensa, de nuevo un lastre

Los problemas defensivos vuelven a ser una de las claves de el enésimo tropiezo del Celta. En el primer tanto encajado, Araujo falló en la marca, pero la segunda diana, la transformada por Iñaki Williams, es un error flagrante de Cabral. El argentino no solo no atacó el saque en largo de Iago Herrerín, sino que permitió que un atacante con la velocidad del delantero del Athletic le ganase la espalda y batiese en el mano a mano a Rubén Blanco.

Equipo sin peligro

Los números hablan por sí solos. Las ocasiones más claras del Celta -la del gol y el palo de Maxi Gómez- llegaron de acciones a balón parado. Solo en la segunda parte, el centro lateral de Brais Méndez que peina Okay y que cabeceó el ariete uruguayo al lateral de la red puso en aprietos a la defensa del Athletic.

Desafortunado en los cambios

Hay una imagen que marca el partido. Miguel Cardoso se planteaba mover banquillo poco después de la primera media hora de partido. Calentaban Jozabed y Hjulsager. El equipo no era profundo en la zona de tres cuartos. El gol de Beltrán en el último minuto del primer acto pospuso los planes del técnico portugués, que apostó por Sisto y Eckert como opciones para intentar, primero, remontar el gol de Muniain y, poco después, neutralizar el tanto de Iñaki Williams.

Problemas clasificatorios

Europa ya no puede ser una prioridad. Es simplemente un sueño, una quimera. La realidad tras esta derrota ante el Athletic es otra. El Celta despide la primera vuelta en Balaídos cuatro puntos (21) por encima del descenso que marca el Villarreal (17). La próxima jornada llegará al ecuador del curso futbolístico en el feudo del Rayo Vallecano, penúltimo clasificado con 18 puntos.

Ficha técnica del RC Celta - Athletic

RC Celta: Rubén; Hugo Mallo, Cabral, Araujo, Juncá; Okay, Lobotka (Sisto, 64'), Fran Beltrán (Hjulsager, 80'); Brais Méndez, Boufal (Eckert, 75') y Maxi Gómez.

Athletic: Herrerín; Capa, Unai Gómez, Íñigo Martínez, Yuri; Dani García (San José, 76'), Beñat; De Marcos, Muniain, Córdoba (Balenziaga, 89'); y Williams (Aduriz, 67').

Goles: 0-1: Muniain (19'); 1-1: Fran Beltrán (45+2'); 1-2: Williams (54').

Árbitro: Martínez Munuera (comité valenciano). Mostró tarjeta amarilla a Okay y Hugo Mallo por parte del Celta mientras que por parte del Athletic vieron cartulina amarilla Iñaki Williams, Córdoba, Dani García, Aduriz y Muniain.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*