Caballero propone dos fechas para iniciar la reforma de Marcador: "La obra durará 15 meses"

Balaídos sigue bajo el foco mediático. El inicio de la temporada confirmó los problemas de comodidad en la grada de Río Bajo. Medir más de 1.70 -una altura bastante normal en la sociedad española actual- y ver un partido de fútbol durante 90 minutos en un campo de Primera División es molesto. La polémica es mayor cuando se trata de un espacio que acaba de ser remodelado. Abel Caballero se reunió con las peñas del Celta para proponer una solución al problema. La opción que maneja el regidor vigués es suprimir cerca de 800 butacas. Sin embargo, el alcalde de la ciudad olívica quiso aprovechar el diálogo con los representantes de la afición céltica para conversar sobre las obras en Marcador, la grada más animosa del estadio.

¿NO TIENES EL SERVICIO DE ALERTAS DE WHATSAPP?
Saber todo lo que ocurre en Vigo y su área metropolitana es ahora más sencillo, rápido y directo.

Darme de alta <> Quiero saber más

Caballero quiere que la Federación de Peñas teste opinión sobre cuándo es la fecha idónea para iniciar las labores de reforma de la grada. Puede ser en marzo o a finales de mayo. Son las dos variables que maneja el Concello. Según el regidor vigués, la nueva grada de Marcador estaría finalizada para el arranque del curso futbolístico 2021/22. "La obra no se retrasa. El inicio de utilización será en agosto de 2021", afirmaba el regidor vigués.

El alcalde de la urbe gallega convierte Balaídos en un nuevo campo de batalla en su guerra con Alberto Núñez Feijóo. Abel Caballero destacó que "lo importante con Marcador es que la Xunta pague". De hecho, el regidor confirmó que remitirá una carta al presidente del Ejecutivo gallego para que colabore con la reforma de Marcador, una obra que "costará por encima de los 15 millones y por debajo de los 20". Caballero ofrece a Feijóo pagar "a tercios", es decir, que tanto Xunta, Concello y Deputación de Pontevedra aporten la misma cantidad de dinero.

El regidor vigués volvió a cuestionar si la verdadera razón de que la Xunta no colabore en la reforma de Balaídos se debe a su intención de que se vaya para Mos. "No se va a ir. Las normas lo impiden", concluyó Caballero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*