Los "golpes de castigo" de Messi tumban los "mimbres" del Celta de Óscar García

Óscar García lanzó varios mensajes en su estreno como técnico celeste en el Camp Nou a pesar de lo complicado de la empresa. El de Sabadell demostró que importa el colectivo, no los nombres. Su primer once fue una sorpresa. Como en la época de Luis Enrique. No solo varió la alineación, sino el dibujo. Optó por neutralizar el siempre peligroso juego interior del FC Barcelona con una zaga de tres centrales. En la sala de máquinas, tres inquilinos. Lobotka y Fran Beltrán mantuvieron su sitio, pero Pape Cheikh se ganaba la titularidad gracias a ese recorrido que permite una presión más alta. Arriba, otra sorpresa. Ni Brais Méndez, ni Denis Suárez ni el Toro Fernández. El catalán situaba a Pione Sisto como acompañante de Iago Aspas en la vanguardia.

El Celta veía clave emular a equipos como el Slavia de Praga o, simplemente, a aquel equipo vigués que hace un lustro asaltaba el Camp Nou con el solitario tanto de Larrivey. El plan de Óscar García tenía sentido a pesar de esa extrañeza previa al pitido inicial que reproducía el celtismo en las redes sociales. El entrenador del equipo vigués buscaba una solución para frenar la elaboración futbolística culé.

El cuadro celeste juntaba líneas. Mostraba esa idea que quiere plasmar Óscar García. Su plan funcionaba en el colectivo, como bloque. El problema volvió a estar en los errores individuales. Así se gestó la primera derrota del de Sabadell como preparador del conjunto vigués. Un penalti abrió la lata para el FC Barcelona. Messi adelantaba a los azulgrana en el ecuador del primer acto.

El Celta supo sobrevivir a ese varapalo. Su fe al nuevo plan que ha iniciado en el Camp Nou tuvo recompensaba en el descuento del primer acto. Lucas Olaza sorprendía a Ter Stegen en un espectacular lanzamiento de falta. Hasta en eso sorprendía el conjunto de Óscar García. No fue Aspas el que ejecutó el libre directo, sino que fue la zurda del uruguayo la encargada de poner las tablas en el electrónico.

La alegría duró poco. Como si de un debate político se tratara, Messi efectuó la réplica solo un minuto después. El disparo, casi calcado, convertía en imposible la estirada de Rubén Blanco. El astro argentino adelantaba de nuevo a los suyos y disipaba toda esa nebulosa de dudas que ponía en el disparadero el proyecto de Ernesto Valverde.

Messi evitaba los contratiempos azulgranas. La lesión de Semedo y el empate de Lucas Olaza podía suponer un golpe moral, pero esos dos goles del "10" culé ahuyentaban fantamas y dificultaban la proeza celeste. Valverde modificaba a uno de los componentes de la tripleta ofensiva. El joven Amsu Fati dejaba su lugar a Dembele. El francés dejó pronto su sello en el duelo con una gran acción individual, pero su remate buscando la escuadra de la meta celeste se fue fuera por centímetros.

La sentencia llegó pronto. Tres minutos después de la reanudación falta peligrosa a favor del Barça. Messi no perdonó. Firmó un "hat trick" y asestaba un golpe casi definitivo al partido. El Celta intentó anotar ese tanto que le metiera de nuevo en el partido, pero solo dos tímidos remates de Pione Sisto hicieron trabajar a Ter Stegen.

El Barça se encontraba cómodo. Al Celta le faltaban recursos en ataque para firmar ese gol que sembrara dudas. Los locales no tenían miedo. Es lo que tiene tener a Messi en tu equipo. Valverde agotaba los cambios dando entrada a Luis Suárez. En la recta final del partido, otro fallo en las marcas del Celta, permitió a Sergio Busquets armar el disparo que culminaba la goleada culé y hundía, un poco más, al Celta en los puestos de descenso.

El conjunto vigués llega al parón en el pozo de la categoría. Afronta una nueva etapa con la llegada de Óscar García, que ha demostrado que tiene un plan, una estrategia en la que prima lo colectivo sobre lo individual. El equipo por encima de los nombres. Hay tiempo para la reacción. El cuadro celeste afronta ahora dos semanas para ir asentando los conceptos que quiere el preparador de Sabadell. El catalán lo demostró dejando en el banquillo a Denis Suárez -titular indiscutible hasta la fecha- y a Brais Méndez. Tanto el salcedense como el mosense tuvieron minutos en el segundo tiempo.

Ficha técnica del FC Barcelona - RC Celta

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo (Busquets, 23'), Piqué, Umtiti, Junior Firpo; Sergi Roberto, De Jong, Arthur; Messi, Amsu Fati (Dembele, 46') y Griezmann (Luis Suárez, 74').

RC Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Aidoo, Araujo, Lucas Olaza, Juncá; Fran Beltrán, Lobotka (Denis Suárez, 76'), Pape Cheikh (Toro Fernández, 81'); Iago Aspas y Pione Sisto (Brais Méndez, 64').

Goles: 1-0: Messi (penalti) (23'); 1-1: Lucas Olaza (45+1'); 2-1; Messi (45+2'); 3-1: Messi (48'); 4-1: Sergio Busquets (85')

Árbitro: Cuadra Fernández (comité balear). Mostró tarjeta amarilla a Umtiti, Messi, Sergi Roberto y Sergio Busquets por parte del FC Barcelona mientras que por parte del Celta vio cartulina amarilla Fran Beltrán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*