Paloma Pujol, la freestyler del fútbol que se forjó en la calle

La profesional, que participa en el campeonato nacional de su disciplina durante O Marisquiño, considera este evento como la preparación previa al mundial que se celebrará en Praga el próximo 19 de agosto. Paloma Pujol, de origen mexicano, cuenta las diferencias entre sexos en esta modalidad y el duro camino hasta convertirse en el referente deportivo que es en la actualidad.

¿En qué consiste la disciplina del fútbol freestyle más allá de las piruetas que hacéis con el balón?

En el fútbol freestyle hay tres estilos. Lo que se busca es al freestyler más completo, que haga un poco de sitdown, que es jugar sentado; upper, que es jugar con la cabeza y lower que es hacer trucos tipo vueltas al mundo. Se busca en una batalla ser mejor que otro jugador. Vamos a ver mucha calidad aquí estos días, esto va a ser un espectáculo.

¿Cómo llegaste a convertirte en una freestyle de fútbol?

Yo jugaba al fútbol, nunca destaqué y siempre me gustó dar toques. Juego al footbag, que consiste en hacer trucos con una pelota muy pequeña y cuando gané mi primer mundial de esta disciplina me lesioné por no estirar porque estaba muy acostumbrada a salir al parque y poner mi música y hacer mis trucos. Era lo que a mi día le daba un poco de sentido. Empecé a hacer cosas con la cabeza, cosas sentada... Cuando me di cuenta me había convertido en la primera chica de España en hacer fútbol freestyle y con el tiempo empecé a recibir emails de gente que quería que hiciera shows y cosas así, hasta el punto de que dejé mi trabajo en un bar y ahora soy freestyler 24/7. No se puede vivir de esto pero yo me he empeñado en hacerlo y un día puedo tener un evento en un estadio, otro día puedo viajar a otro país a hacer un show...pero como nunca sé que va a pasar a la semana o al mes siguiente, tengo que ir a la calle. Hago espectáculos, paso la gorra...y la calle está ahí para mí siempre que yo quiera.

¿Cómo te has preparado para O Marisquiño?

El campeonato de España es algo que uno se tiene que preparar. Entrené muchísimo, me volví loca y para mí esto es un preparativo para el mundial que empieza el 19 de agosto en Praga en el que representaremos a España. El campeonato femenino es abierto, no como el de chicos que te tienes que clasificar para el mundial. Nosotras nos lo autofinanciamos y encontramos diferencias entre chicos y chicas como en todos los deportes. A día de hoy no hay ningún deporte completamente igualitario, ahora mismo el campeón del campeonato Red Bull va a representar a España en el mundial de Miami y las chicas tenemos que mandar un vídeo y solo seleccionan a las ocho mejores cuando en categoría masculina cogen a los 42 mejores.

¿A qué edad empezaste en este mundillo?

Llevo practicando fútbol freestyle desde mediados del 2014 pero realmente me metí en el juego en 2015 cuando tuve la lesión. De repente me di cuenta de que había encontrado lo mío y a día de hoy hago las dos cosas. Para hacer freestyle hace falta calentar, estirar, ser flexible... Te puedes hacer daño y corres riesgos porque hay trucos en los que puedes pisar el balón, por ejemplo.

¿Cuándo te regalaron el primer balón?

Tuve mi primer balón a los nueve años. Soy mexicana pero llevo muchos años en España y en México quería jugar al fútbol pero las chicas no podían jugar al fútbol. Mi estética era prácticamente la de un chico y me dijeron que podía entrenar, pero no jugar los partidos. Mi familia se presentó allí y dijo que yo quería jugar. Me hicieron una ficha de chico, hasta los 12 años estuve jugando como Javi y al venir a España me encontré que había equipos femeninos y mi madre me apuntó a uno de fútbol sala pero nunca destaqué.

¿Algún futbolista te ha retado a ver quién hace mejores trucos?

Un freestyler y un futbolista tenemos muy pocas cosas en común. Más que hacer un reto sí que sería bonito alguna vez hacer un vídeo con algún o alguna futbolista. Yo hice uno para la liga, con futbolistas de Primera División que juegan en equipos de Madrid. Fue una iniciativa bonita. En el vídeo yo hago freestyle y pasa una chica y me dice que le pase el balón así como con una cámara oculta por Madrid. Finalmente resulta que la chica es del Rayo, otra del Atlético de Madrid... se hizo un corro y cuando todas se quitaron la camiseta la gente descubrió que eran todas futbolistas y comprobaron que hay clase en el fútbol femenino.
En fútbol de chicas destacaría a Esther González Rodríguez, que era del Atlético de Madrid y este año está en el Levante, que para esta temporada tiene un equipazo. También todo el mundo tenemos los ojos puestos en lo que hagan las chicas del Tacón y creo que la liga femenina española se está poniendo muy interesante. Van a llenarse estadios y vamos a ver más partidos, no solo derbis. Este año el mundial de fútbol femenino ha revolucionado el mundo entero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*