La magia de Pione Sisto y la solidez dan la primera alegría al Celta de Mohamed





Tenía que ser en el Ciutat de Valencia. El Celta de Antonio Mohamed ya conoce la victoria. El conjunto vigués logró asaltar una temporada más el feudo del Levante en un encuentro marcado por el sensacional partido de Pione Sisto. El danés dinamitó el duelo con un golazo en el minuto 10 de juego y ofreció una asistencia descomunal a Maxi Gómez para abrir brecha en el marcador en la recta final del primer acto. (1-2)

El cuadro celeste construyó su primer triunfo de la presente campaña gracias al talento de sus jugones y la solidez defensiva. El Celta fue pragmático. Supo sufrir. Mantuvo prácticamente sin problemas los arreones iniciales del Levante en cada una de las partes. Antonio Mohamed sorprendía con su once. Facundo Roncaglia, baja en el estreno liguero, saldría de inicio en detrimento de Brais Méndez. Variación extraña en la que Hugo Mallo actuaría como interior derecho. La apuesta del argentino parecía clara, neutralizar a la gran estrella del adversario, el “comandante” Morales.

El encuentro fue una gozada para el espectador neutro. Un intercambio de goles entre dos equipos que no se guardaron nada, que buscaron los tres puntos hasta el pitido final. Posiblemente, Mohamed sí estuvo acertado a la hora de proponer ese duelo de ida y vuelta. El Celta tiene pegada. Le sobra talento en los metros finales. En esta ocasión, la magia no salió de las botas de Iago Aspas. Este conjunto vigués también ha demostrado esta noche que no depende de la mejor versión del moañés. Pione Sisto mostró sus galones. A los diez minutos de juego rescató el esférico tras una jugada a balón parado inacabada. Quebró con su cuerpo a Morales. Buscó aliados para el centro, pero optó por la sorpresa. Armó su pierna derecha y mandó un latigazo invisible para Oier.






El Celta golpeaba primero a pesar de la buena imagen mostrada por el Levante en esos primeros minutos de juego. El Ciutat de Valencia se ha convertido en una especie de talismán para el conjunto vigués. También para Pione Sisto, goleador la pasada campaña en el mismo feudo. El equipo celeste abortaba esa reacción inicial del cuadro granota. Lo hacía con un fútbol bastante pragmática, con un juego muy sencillo. Posiblemente la clave sea hacerlo fácil. Y, en esto, son expertos dos futbolistas como Lobotka y Fran Beltrán. Araujo lideraba una zaga que abortaba los intentos del Levante para neutralizar el golazo de Sisto. Los discípulos de Mohamed inquietaban a Oier con un buen centro de Mallo al corazón del área que no remató bien Maxi Gómez.

El uruguayo, que sigue estando lejos de su mejor estado físico, no perdonó poco después. Pione Sisto volvía a ser la gran pesadilla para el Levante. Tras una buena combinación con Lobotka, el danés dio una asistencia descomunal (precioso homenaje a su compatriota Michael Laudrup) para que Maxi Gómez, solo ante Oier, aumentase la ventaja del Celta en el electrónico.

El Levante buscaba la reacción. Paco López movía banquillo tras el descanso. Prcic entraba por Doukouré. Los locales volvían a dominar el choque, una superioridad que se concretaba en ocasiones claras ante Sergio Álvarez. El Celta mostraba una solidez brutal en una retaguardia comandada por Néstor Araujo. El equipo vigués volvía a controlar el arreón de su adversario. Mohamed también refrescaba al equipo mediada la segunda parte. Retiraba a Iago Aspas y daba entrada al talentoso Boufal. Tras la marcha del moañés, Pione Sisto volvía a dejar huella en el Ciutat de Valencia. El danés enviaba al palo un libre directo que no se coló en la cuadra por milímetros. El rechace acabó en las botas de Fran Beltrán, que mandó al corazón del área local un esférico que cabeceó Néstor Araujo. Oier, bien situado, evitó el tanto del mexicano y la sentencia del encuentro.


Te puede interesar: Los otro cuatro triunfos del Celta en el Ciutat de Valencia


Boufal volvió a hacer gala de su calidad. Su uno contra uno es de futbolista importante. Una acción entre el franco-marroquí y Pione Sisto también casi supone la puntilla al duelo, pero el remate del danés, que ajustó demasiado, se fue fuera por poco. Paco López buscaba ese gol que le diera vida. Introdujo a Dwamena para apostar por un fútbol más directo. El técnico granota acabó logrando ese tanto que le dio suspense a los últimos minutos del choque. Sergio Álvarez, algo lento en la salida de su portería, acabó derribando al ariete local y cometiendo penalti. Morales no perdonó y redujo distancias desde los once metros.

Antonio Mohamed retiraba a Pione Sisto y daba entrada a Okay para reforzar el centro del campo. En esos últimos diez minutos de partido, el Celta supo sufrir. El técnico argentino agotó los cambios introduciendo a Dennis Eckert por Maxi Gómez. El alemán tuvo un mano a mano para sentenciar, pero su remate se fue demasiado desviado. El Celta perdonaba. Daba constantemente una “vida extra” a un Levante que fue incapaz de derribar por segunda vez la muralla celeste.

Ficha técnica del Levante – Celta

Levante UD: Oier; Coke, Sergio Postigo, Róber Pier, Toño; Doukouré (Prcic, 46′), Campaña; Jason (Dwamena, 59′), Bardhi (Rochina, 71′), Morales; y Roger.

RC Celta: Sergio; Roncaglia, Cabral, Araujo, Junior Alonso; Fran Beltrán, Lobotka, Hugo Mallo, Pione Sisto (Okay, 82′); Iago Aspas (Boufal, 66′) y Maxi Gómez (Dennis Eckert, 90′).

Goles: 0-1: Pione Sisto (10′); 0-2: Maxi Gómez (35′); 1-2: Morales (penalti) (78′).

Árbitro: Hernández Hernández (comité canario). Mostró tarjeta amarilla a Campaña y Róber Pier por parte del Levante mientras que por parte del Celta vieron cartulina amarilla Hugo Mallo, Sergio y Boufal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*