La noche más triste de la historia de O Marisquiño





O Marisquiño escribió el peor desenlace a una edición tan especial. No estaba siendo una jornada sencilla. La lluvia obligaba a cancelar las finales de disciplinas como el Skate, el BMX o el Dirt Jump. Sin embargo, lo peor estaba por llegar. Al filo de la medianoche, la plataforma de madera del Puerto, situada frente a la sede de la Xunta en Vigo, cedía en medio del concierto de Rels B. La fiesta se convirtió en un infierno. El desenlace casi perfecto mudó en miedo, en caos.






Decenas y decenas de personas veían como el suelo que pisaban se resquebrajaba. La estructura de madera se llevaba con ella a más de un centenar de personas. Gritos, desesperación. “Parecía un infierno”, aseguraba poco después una de las víctimas. El tiempo se detuvo de repente para todos ellos. Muchos sufrieron rasguños. Algunos incluso acabaron en el mar.

O Marisquiño ya era pasado. La mayoría de edad del festival de deporte y cultura urbana terminaba con un desenlace que, gracias al azar, no fue todavía más dramático. El público estaba conmocionado. Familiares y amigos buscando a los suyos. La organización del evento vigués habilitaba un punto de información en Praza da Estrela. No obstante, el centro logístico estaba donde se registró el suceso. Más de una docena de ambulancias, agentes de la Policía Local, Policía Nacional y Bomberos formaban parte del dispositivo.

La incertidumbre reinaba entre los asistentes de la zona del Puerto. En las redes sociales incluso se especuló con que había una fallecida, noticia que se apresuró a desmentir la propia Policía Nacional. Ya en plena madrugada, Abel Caballero fue el primero en dar declaraciones. “Hay cuatro heridos de gravedad. Los bomberos han efectuado dos rastreos con cámaras térmicas bajo el pantalán para confirmar que no hay nadie en el agua”, aseguraba el regidor vigués, que declaró que la zona afectada del pantalán era de 30 metros de largo por 10 de ancho.



A medida que avanzaba la noche, las víctimas abandonaban la zona de As Avenidas. “Me quedé en shock. Hay cosas que no recuerdo. Sí recuerdo a una niña decirle a su padre: “papá, si morimos, te quiero”. Caballero tomaba de nuevo la palabra para actualizar el balance del incidente. “Hay más de 130 heridos, de los que cuatro son de carácter grave”.

El presidente del Puerto de Vigo, Enrique López Veiga, también hacía una valoración sobre lo sucedido en el muelle vigués, aunque aseguró ser “cauto” sobre las responsabilidades de un suceso que pudo haber terminado en tragedia. Por su parte, el delegado de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves, informó que en el dispositivo de emergencias se han movilizado a “6 UVIS, dos equipos de PAC, 10 ambulancias de soporte vital, 25 ambulancias de apoyo y el equipo logístico de apoyo”.

El accidente de O Marisquiño va camino de quedarse un susto. Es casi un milagro que la mayoría de los más de 300 heridos sean leves tras derrumbarse la pasarela de madera del puerto vigués. De momento se desconoce el estado de los lesionados de gravedad. En unas horas iremos conociendo más detalles de la jornada más triste en los 18 años de O Marisquiño.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*