Coronavirus | El Gobierno limita los movimientos, podrá intervenir fábricas y prepara al Ejército

El Gobierno de España limitará los movimientos de los ciudadanos tras aprobar el estado de alarma. Pedro Sánchez explicó las medidas acordadas en el Consejo de Ministros celebrado esta mañana en La Moncloa. Tras varios retrasos derivados del fuerte debate interno en el Gobierno, el Ejecutivo firmó finalmente el estado de alarma, una decisión que avanzó ayer el presidente del Gobierno con el fin de contener la expansión del coronavirus. Con esta medida, el Gobierno de España asume la autoridad en todo el territorio. A partir de ahora, la única autoridad competente será la Presidencia del Gobierno que podrá delegar en los ministros de Defensa, Interior,Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y Sanidad.

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, policías autonómicas y policías locales quedarán bajo las órdenes del Ministro del Interior. También la Protección Civil. Si es necesario, se dispondrá de las Fuerzas Armadas. "El Ejército ya está preparado", aseguró el presidente del Gobierno.

La orden es tajante y extrema. Lograr que la mayoría de los ciudadanos se queden en su casa. Por ello, el Gobierno solo permitirá a los ciudadanos transitar por vías de uso público para comprar alimentos, medicamentos o productos de primera necesidad. Se busca limitar al máximo el movimiento si no hay motivo para ello. Otras excepciones que marca el Real Decreto aprobado este sábado en el Consejo de Ministros está el desplazamiento al lugar de trabajo, el retorno a la residencia habitual, la asistencia a mayores, menores o dependientes, la visita a entidades financieras o los desplazamientos por causa de fuerza mayor.

El Real Decreto se publicará esta misma noche en el BOE. Todas las medidas entrarán en vigor esta noche excepto las restricciones de desplazamiento, que comenzarán el lunes a las 8:00 horas. Tendrá una duración de dos semanas y se podrá prorrogar por un período mayor siempre que cuente con el apoyo del Congreso de los Diputados.

El real decreto recoge que las medidas "son las imprescindibles para hacer frente a la situación y resultan proporcionadas a la extrema gravedad de la misma". Durante la vigencia del Estado de Alarma los ciudadanos únicamente podrán circular por las vías de uso público para la realización de las siguientes actividades:

  1. Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.
  2. Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.
  3. Desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial.
  4. Retorno al lugar de residencia habitual.
  5. Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.
  6. Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.
  7. Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.
  8. Cualquier otra actividad de análoga naturaleza debidamente justificada.

Igualmente, se permitirá la circulación de vehículos particulares por las vías de uso público para la realización de las actividades referidas en el apartado anterior o para el repostaje en gasolineras o estaciones de servicio. El titular del Ministerio del Interior podrá acordar el cierre a la circulación de carreteras o tramos de ellas. Todas estas actividades deberán realizarse individualmente. 

Queda suspendida toda actividad comercial minorista a excepción de comercios de alimentos, bebidas, productos y bienes de primera necesidad, establecimientos farmacéuticos, médicos, ópticas, productos ortopédicos, higiénicos, prensa, combustibles, estancos, equipos tecnológicos y de comunicaciones, alimentos para animales de compañía, tintorerías, peluquerías, comercio por internet, telefónico o por correspondencia. Cualquier otra actividad queda suspendida.  La permanencia en estos establecimientos será la estrictamente necesaria.

La asistencia a lugares de culto y las ceremonias religiosas y civiles estarán condicionadas en función de las dimensiones de los lugares para que se garantice al menos un metro de distancia entre cada asistente. 

Para garantizar el suministro de bienes, el Ministerio de Sanidad podrá intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza". Esta última medida está especialmente pensada para poder ocupar e intervenir los hospitales privados en caso de que la situación así lo requiera ante la saturación de la sanidad pública. También se podrá practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias, en aquellos casos en que resulte necesario para la adecuada protección de la salud pública, en el contexto de esta crisis sanitaria". Todos los trabajadores sanitarios quedan bajo las órdenes del ministro de Sanidad, aunque las comunidades autónomas mantendrán la gestión como hasta ahora.

Los agentes de la autoridad podrán practicar las comprobaciones en las personas, bienes, vehículos, locales y establecimientos que sean necesarias para comprobar y, en su caso, impedir que se lleven a cabo los servicios y actividades suspendidas en el Real Decreto, salvo las expresamente exceptuadas. Para ello, podrán dictar las órdenes y prohibiciones necesarias y suspender las actividades o servicios que se estén llevando a cabo. La ciudadanía tiene el deber de colaborar y no obstaculizar la labor de los agentes.

El Gobierno podrá acordar que se practiquen requisas temporales de todo tipo de bienes necesarios para el cumplimiento de los fines previstos en este real decreto, en particular para la prestación de los servicios de seguridad o de los operadores críticos y esenciales.

Todas estas medidas buscan "doblegar la curva del coronavirus". Sánchez explicó que la victoria comenzará cuando el número de altas sea superior al de nuevos infectados. "Cuando por fin todo pase, que pasará, avanzaremos", expresó el presidente del Gobierno para asegurar que se tomarán siempre "las medidas que sean necesarias".  Pedro Sánchez excusó el enorme retraso en su comparecencia debido a la "enorme complejidad" de este Real Decreto. La rueda de prensa estaba prevista a las 14:00 y finalmente arrancó a las 21:00 horas.

En cuanto al impacto económico de estas medidas, Sánchez reconoció que será "de envergadura".  "Mucha gente se verá desgraciadamente damnificada", expresó el presidente del Gobierno para, a continuación, anunciar que "el Gobierno de España va a hacer todo lo que esté en su mano para amortiguar los efectos económicos de esta crisis". Estas medidas se conocerán en el próximo Consejo de Ministros.

El resto de medidas acordadas son similares al contundente plan de choque que presentó Alberto Núñez Feijóo, un protocolo que obliga a clausurar al público tiendas o cafeterías. El único servicio que pueden ofrecer es el envío de comida a domicilio o la recogida en el local. También se reducirán las frecuencias y horarios de funcionamiento del transporte público. Queda suspendida la actividad escolar, que será a distancia siempre que resulte posible.Además, el presidente del Ejecutivo gallego también ordenó clausurar instalaciones deportivas, culturales, centros comerciales o salas de juego. El objetivo, al igual que el del Gobierno, es limitar al máximo la presencia de la gente en la calle para evitar las aglomeraciones que propaguen, todavía más, el COVID19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*