Érase una vez la Cabalgata de Reyes que sorteó a los elementos

Vigo regaló a sus más pequeños una Cabalgata de Reyes de cuento de hadas. El cielo dio una tregua y respetó una comitiva real que invadió de magia, ilusión y, sobre todo, felicidad a miles de niños y niñas que llenaron las calles del centro de la ciudad para ver de cerca a Melchor, Gaspar y Baltasar antes de que acudan a sus casas a dejar los regalos que se han ganado por su buen comportamiento durante el último año.

La Cabalgata de Reyes salió puntual. Las quince carrozas que componían la expedición de Sus Majestades de Oriente partían a las 18:00 desde Isaac Peral. Vigo escribía una Cabalgata de Reyes que será recordada para siempre. No sólo sorteó la meteorología, sino que se escribió una historia distinta, una combinación cuyos cuentos infantiles que han marcado a nuestras generaciones y siguen educando a las venideras. La Bella Durmiente, la Cenicienta y Aladino y la lámpara maravillosa eran el «hogar» de Melchor, Gaspar y Baltasar. Sus Majestades de Oriente eran los más aclamados en un recorrido que concluyó en Paseo de Alfonso, donde los Reyes Magos se bajaron de sus carrozas para la recepción con el alcalde Abel Caballero.

Miles de pequeños, miles de ilusiones. Los deseos se acumulaban a ambos lados de García Barbón, Policarpo Sanz, Porta do Sol y Elduayen. Todos vieron de cerca a Melchor, Gaspar y Baltasar. Ese contacto visual de la tarde de este viernes pasará al sentimental cuando se despierten mañana para ver si se han cumplido sus deseos. Ellos quieren seguir viviendo en su sueño, que la carroza no se vuelva calabaza y habitar, de forma permanente, en la atmósfera que recrearon las quince carrozas ambientadas en cuentos infantiles o los grupos de animación que introdujeron a pequeños y mayores con las recreaciones de La Bella y la Bestia, Alicia en el país de las maravillas, Blancanieves, Peter Pan o Pinocho.

Era una Cabalgata de Reyes de fantasía. Vigo se convirtió, más que nunca, en la ciudad de los niños. El epicentro de la urbe gallega les pertenecía. Ellos han sido los protagonistas de este cuento de hadas que ha sido la Cabalgata de Reyes de Vigo de 2018. Los cuentos infantiles no sólo se reducía a los espectáculos. Tampoco a las carrozas de Sus Majestades de Oriente. La comitiva real enamoró con otras creaciones como la de El bosque animado, Merlín o Rapunzel. Sin embargo, una de las carrozas más curiosas y simpáticas fue una con las escaleras mecánicas como protagonistas como ‘guiño’ a la transformación que experimentará la ciudad en el Vigo Vertical.

La Cabalgata de Reyes de Vigo repartió 4 toneladas de caramelos durante su paso desde Isaac Peral hacia Porta do Sol, todos sin gluten y sin azúcar. Los dulces siempre son el otro componente atractivo, el primer obsequio que los niños y niñas reciben de Sus Majestades de Oriente.

Discurso de los Reyes Magos en Porta do Sol

La Cabalgata de Reyes de Vigo llegó hasta Paseo de Alfonso con Sus Majestades de Oriente a bordo. El objetivo era que todos disfrutasen de Melchor, Gaspar y Baltasar. Se bajaron de sus respectivos vehículos para poner rumbo a Porta do Sol, donde Abel Caballero les hizo entregada de las llaves de la ciudad de Vigo.

Sus Majestades de Oriente agradecieron el cariño de los niños y niñas de Vigo. Pronosticaron una dura e intensa jornada de trabajo durante esta madrugada y les dieron el último consejo antes de dejarles los regalos. «Id pronto para cama. Mañana tocará madrugar», afirmaba Melchor ante un público entregado que abarrotaba Porta do Sol.

El regidor de la ciudad olívica agradeció a Sus Majestades de Oriente por traer a Vigo «la mejor Cabalgata de Reyes». Además, Abel Caballero mostró su alegría «por ganarle a la lluvia» y comentó que Melchor, Gaspar y Baltasar se quedarán a pasar el fin de semana «porque Vigo es la mejor ciudad del mundo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*