Feminismo 4.0: la ilustración reivindicativa gallega toma el mundo real y el virtual

Peridis, El Roto, Forges, Ricardo, Gallego y Rey, Mingote,Pinto y Chinto, Andrés Meixide, Garner, Kap, Davila, Gogue, Puebla, Antón, Zulet…estas son algunas de las firmas que acompañan a las viñetas de la prensa tradicional. El Mundo, ABC, La Vanguardia, El Periódico, La Voz de Galicia, El Correo, La Razón…la mayoría de las grandes cabeceras de prensa escrita apuestan en general por viñetistas hombres, a excepción del rayo de esperanza que representa Flavia Álvarez, más conocida como “Flavita Banana”, con las ilustraciones que publica periódicamente en El País. Esta mínima presencia de mujeres ilustradoras en los grandes medios, también se extiende a otros ámbitos del mundo artístico, como por ejemplo la última edición de la Feria de Arte Contemporáneo ARCO.

Según la Sexta, en esta gran cita anual “la presencia de mujeres creadoras descendió hasta niveles de hace 10 años”, representando un porcentaje de tan solo el 26%. A pesar de estos datos poco esperanzadores, día a día decenas de artistas pelean desde sus redes sociales u otros medios (exposiciones, murales…) para poner en valor sus creaciones, reivindicar su papel en la sociedad y seguir fomentando el fortalecimiento de movimientos como el 8-M, que este año volverá a llenar las calles de miles de mujeres que alzarán la voz (por ellas y por las que ya no están) pidiendo cambios significativos como la igualdad entre hombres y mujeres, el fin de la violencia machista y una mayor presencia femenina en todos los ámbitos y puestos de poder.

En Galicia, el empoderamiento de estas mujeres ilustradoras que se abren camino, está en manos de Laura Pato, Gemma Marqués, Paula Mayor, Alba Castillo y Sara Herranz, tan solo cinco nombres de entre una multitud de artistas cada vez menos callada y más visible que no pararán hasta conseguir que sus reivindicaciones se cumplan, utilizando para ello el arte como su mejor arma.

El arte permite visibilizar, concienciar y homenajear a la mitad de la población que trabaja en la sombra
Gemma Marqués

“La pintura y el color me han fascinado toda la vida. Actualmente estudio un posgrado de Historia del Arte que se llama “La mujer artista en la historia: una propuesta para educación en igualdad de género”. Esta es la carta de presentación de esta artista pontevedresa (reside en A Guarda) que ya ha realizado varios murales en Tomiño contra la violencia y ha presentado recientemente en Allariz un proyecto homenaje a las mujeres.”Inconscientemente siempre he trabajado con el retrato femenino, realicé más de un centenar por encargo en los últimos años. Diseñé también el logotipo y el concepto del proyecto “Anónimas, retratos de mujeres cotidianas” para reconocer a las que nos rodean todos los días”, cuenta la que fue estudiante de Bellas Artes.

Marqués considera que “el arte permite visibilizar, concienciar y homenajear a la mitad de la población que trabaja en la sombra” y sobre el movimiento 8-M, del que es partícipe, opina que “es muy necesario”. Centrándose en su profesión, recuerda que en sus inicios sintió una cierta discriminación cuando los clientes se esperaban a un hombre y la encontraban a ella. “La gente no esperaba que detrás de los trabajos se encontrase una chica joven y dinámica. Les parecía un poco raro pero luego se daban cuenta de que sólo son prejuicios”, apunta. Para un día tan señalado como hoy, Marqués ha realizado un mural en una de las calles más céntricas de Tomiño, donde se pueden ver dos retratos de mujeres de gran formato elaborados con una técnica que emula a la acuarela con extensas áreas de color muy llamativas, todo sobre un muro.

Sobre el camino a seguir, la artista manifiesta que “para nada está todo conseguido porque sino no veríamos a casi todas las mujeres estresadas, deprimidas, llevando el peso de la casa, la crianza de los niños, el cuidado de los mayores y la vida laboral”. “Hay que repartirse las tareas , sino la vida es una locura”, concluye.

“En cuanto a derechos de la mujer hay mucho que hacer todavía”
Laura Pato

Esta arquitecta ourensana tenía como pasión infantil el dibujo y eso fue lo que la llevó a recalar en el mundo de la ilustración. Es muy popular en Instagram, donde acumula más de 39.000 seguidores que dan “me gusta” a sus creaciones, entre las que se encuentran varias de temática feminista. “En mis dibujos intento expresar lo que pienso de manera divertida para que a la gente no le escueza y así también canalizar mi rabia con algunos temas”, apunta. Entre sus trabajos destacados, se encuentra el de “la tirita del feminismo”, algunas con motivo del juicio a los miembros de La Manada y otras en las que reivindica los pezones femeninos, motivo de polémica en redes sociales como Instagram por su censura.

Pato fue el año pasado por primera vez a una manifestación con motivo del 8-M y considera que “este movimiento es muy positivo y cada vez está en boca de más gente”, pero recuerda que “en cuanto a derechos hay mucho que hacer todavía”. “Estamos encaminadas pero a años luz de estar en un mundo justo en el sentido de la igualdad de la mujer. Hay desigualdades todos los días y pocos perfiles femeninos que estén ocupando puestos importantes de decisión”, afirma. Sobre la falta de igualdad, la artista recuerda que los primeros diseños que realizó fueron para una marca de ropa gallega, “y como contenían motivos como alambre de espino todo el mundo daba por sentado que el creador era un hombre”.

Pato utiliza el arte además de cómo profesión, como una forma de expresarse con el mundo, y tiene como escaparate de su labor las redes sociales donde se la conoce como Le Petit Patito. “El arte es una herramienta eficaz y la veo como un instrumento útil para nosotras a la hora de crear nuestro público, que busca sobre todo en las redes cosas inmediatas”, concluye.

“A las mujeres nos queda mucho por recorrer y muchas mentalidades por cambiar”
Paula Mayor

“A las mujeres nos queda mucho por recorrer y muchas mentalidades que cambiar. Hay mundos que siguen siendo predominantemente masculinos”. Esta es la motivación de la artista coruñesa Paula Mayor, que a propósito de la celebración del Día de la mujer reflexiona sobre el feminismo y el arte. En este sentido ha elaborado ilustraciones con el movimiento del 8-M como protagonista con el objetivo de “aportar su grano de arena para dar más visibilidad”. Un vídeo en el que se representaba la unidad entre las mujeres fue su apuesta para animar a sus seguidores a unirse a la huelga y para el 25-N, Día contra la violencia de género, realizó otra proyección en la que una mujer recibía comentarios machistas que finalmente hacía desaparecer. “Con la desaparición de esos mensajes quise representar que en esta sociedad no hay espacio para los machismos ni micromachismos”, indica.

Mayor reconoce que empezó a participar más activamente con sus creaciones de cara al 8-M, cuando vio el movimiento enorme que se estaba generando en redes sociales y porque “no es un problema pequeño, sino que afecta a todo el mundo”. Como artista, opina que su deber es “denunciar las desigualdades y visibilizar que se puede vivir en igualdad y con respeto”, pero cree que “queda mucho por trabajar”. “Hay que pelear, el 2018 fue el primer año en el que una mujer ganó el Premio de Banda Diseñada Castelao tras varias ediciones y Ana Peñas recientemente se convirtió en la primera en alzarse con el Premio Nacional de Cómic”, cuenta. Actualmente, Mayor tiene varios proyectos abiertos, varias participaciones en concursos de cómic (donde se llevó algún reconocimiento) a sus espaldas y una carrera laboral en la que diariamente combina el diseño gráfico y la ilustración.

“El movimiento 8-M es algo tremendamente necesario e imparable”
Alba Castillo

La precursora del primer libro electrónico, la fotógrafa de Rosalía de Castro, la primera astrónoma, la primera alcaldesa o la primera licenciada en Farmacia. Estos perfiles forman parte del conjunto de mujeres gallegas rompedoras que la artista viguesa Alba Castillo ha tenido la oportunidad de ilustrar en el libro “Pioneiras 2: galegas que abriron camino”, cuyo objetivo es visibilizar la labor de estas emprendedoras ya que en su época fue prácticamente ignorada o escasamente reconocida.

Castillo reconoce que “la mujer siempre ha estado presente en sus creaciones” y que fue inspirador representar a “estas 11 que lucharon por poder realizar trabajos que en su día estaban considerados masculinos”. “Representarlas trabajando rodeadas de sus herramientas era importante para reivindicar su hueco en la historia”, apunta esta profesora de pintura que desde pequeña no ha parado de garabatear, una labor que combina también con la cerámica. Sobre el movimiento 8-M que llenará este viernes muchas calles del planeta, considera que es “algo tremendamente necesario e imparable” pero advierte que queda mucho por hacer. “Participaré seguro en las manifestaciones porque para nada está todo conseguido. Sigue habiendo discriminación en muchos ámbitos, seguimos teniendo salarios más bajos, que aguantar palabras ofensivas que forman parte de nuestro día a día y la violencia machista es una gran lacra”, afirma. Como ilustradora admite que no se ha sentido discriminada, pero analizando sus años de trabajo  se dio cuenta de que “la juventud sumada a la inexperiencia y a ser mujer la hacían presa fácil”. “He tenido malas experiencias con clientes que quisieron aprovecharse para terminar pagando menos o precarizar mis condiciones. Es triste decirlo, pero al final aprendes a plantar cara”, explica.

La viguesa siempre ha buscado referentes femeninos en el arte y en la vida cotidiana y asegura que “las mujeres de su familia, sus amigas y profesoras son una gran fuente de inspiración”. Su arma “para poner en entredicho los roles asignados” es el arte, disciplina de la que destaca que “es otra cuenta pendiente en la que las mujeres deben reclamar el espacio que les pertenece”. Sobre las reacciones a sus obras, según ella todo es positivo y se siente afortunada, ya que recientemente ha sido seleccionada en el Décimo Premio do Auditorio de Galicia y Novos Valores de la Diputación de Pontevedra. Un reconocimiento que le ha llegado por su constancia en la carrera de fondo que  es el arte y en la que “nunca deja de aprender”, siempre con las mujeres en el punto de mira.

“Desde que abracé el feminismo sin complejos soy más crítica conmigo misma y con mi trabajo”
Sara Herranz

No es gallega pero tiene raíces que la unen a la comunidad ya que estudió Comunicación Audiovisual en la facultad de Ciencias de la Comunicación de Santiago de Compostela. El dibujo es su forma de expresarse dado su carácter tímido e introvertido, como ella misma lo define. En pleno estallido de la crisis abrió un blog y tras la buena acogida dejó su trabajo precario como diseñadora gráfica y ha trabajado para Chanel, Gucci, Vogue o Glamour, además de publicar dos libros. “Desde que empecé la mujer ha sido protagonista. Aún nos cuesta entender las historias protagonizadas por mujeres como universales. Entiendo que por esto a los hombres les cuesta más acercarse a mi trabajo, pero cada vez son más los que se muestran interesados”, aclara.

Herranz reconoce que desde que ha "abrazado el feminismo sin complejos" es más crítica con su trabajo y consigo misma. “Antes dibujaba a la misma protagonista porque entendía que ella era mi alter ego y por lo tanto siempre respondía a un único patrón de mujer. Pero desde hace tiempo me he abierto a ilustrar otro tipo de mujeres más diversas”, cuenta. Como artista, rememora una situación que vivió con un entrevistador en la que se sintió infravalorada debido a las preguntas. “Convirtió la conversación en un interrogatorio sobre mi situación sentimental o mi apetito sexual. La recuerdo especialmente por lo incómoda que me hizo sentir y por mi poca capacidad de reacción para parar eso. Ahora hubiera actuado de forma diferente”, comenta. Hoy Herranz se suma a la huelga y acudirá esta tarde a manifestarse porque considera que el movimiento que acompaña al 8-M “es necesario”. “Hay mucho por conseguir y la igualdad no es ni mucho menos real, pero nos toca seguir luchando por nuestros derechos, los que ya hemos conseguido, porque a pesar de estar en 2019 parece que algunos quieren que las mujeres volvamos al siglo pasado”, manifiesta, a la vez que habla claro e invita a todo el mundo a unirse al movimiento con un “nos vemos en la calle amigas”. Desde Metropolitano.gal te tomamos la palabra Sara, a ti y a todas las artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*