Un paseo por la futura senda verde de Vigo

Cada vez queda menos para que Vigo tenga su senda verde. El espacio supondrá una revolución para la urbe gallega, una nueva forma de hacer y disfrutar de la ciudad. La construcción de esta vía supondrá recuperar los 56.000 metros cuadrados de las antiguas vías del tren, en desuso desde 2011, para peatones y ciclistas.

En Metropolitano.gal queremos que ya disfrutes de esta futura senda verde y por ello te invitamos a pasear por ella e imaginar en qué se convertirá. Lo que antiguamente fue el nexo de Vigo con el resto del mundo, ahora va camino de convertirse en una atractiva oferta de ocio para que los vigueses disfruten de la naturaleza de esta senda verde que, tal y como explicó Abel Caballero a mediados de febrero, “se dividirá en dos zonas: una más urbana y otra, la más alejada del centro, más verde”.

La senda verde de Vigo irá desde la calle San Lorenzo (cerca de donde están los semáforos de Doctor Canoa) hasta el final del término municipal de la ciudad olívica con Redondela, es decir, hasta bien entrada la Avenida de Galicia. Durante el recorrido de casi 4 kilómetros, la maleza y las vías abandonadas se convertirán en un paseo perfecto para los que quieran caminar, correr, ir en bici o pararse a leer o a jugar con los niños.

El objetivo del proyecto también busca crear zonas de esparcimiento con bancos reclinados para que la gente pueda descansar o espacios como auditorios al aire libre para albergar eventos lúdicos o plazas que sean un punto de encuentro para pasar una buena tarde junto a familiares, amigos o vecinos.

El Concello y Adif llegaron a un acuerdo por el alquiler de las antiguas vías de tren en el que el Ejecutivo local abonará un canon simbólico de 3.000 euros. El siguiente paso será licitar la obra y empezar los trabajos de una transformación que revitalizará el barrio de Teis y supondrá el nacimiento de un nuevo atractivo en Vigo.

El High Line, un ejemplo para la senda verde de Vigo

Los que hayáis estado en Nueva York os podréis hacer una idea más aproximada sobre las posibilidades que ofrece para una ciudad una senda verde como la que se va a instalar en Vigo. La urbe estadounidense posee el High Line de Manhattan, espacio inaugurado en 2009 que se ha convertido ya en una zona imprescindible para turistas y neoyorquinos por su amplio abanico de ocio. Puedes pasear, hacer ‘running’ o ir en bici, pero la oferta de actividad es muy amplia. Desde visitas guiadas a clases de pilates o astronomía. Además, esta senda verde en la que deseemos que se convierta la de la ciudad olívica cuenta con un gran número de bancos para sentarse o tumbarse, permitiendo tomar el sol o disfrutar de la lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*