Volar por el mundo o subir a una montaña rusa será posible en el centro de Vigo

La ciudad olívica estrenará el próximo mes una nueva oferta de ocio muy ligada a las nuevas tecnologías, ya que en pocas semanas abrirá sus puertas el que será su primer centro de realidad virtual de la mano de la empresa Inmersia. La iniciativa está orientada sobre todo a que los cumpleaños, despedidas y eventos de empresas adquieran una dimensión más innovadora, pudiendo transportar a los usuarios a montañas rusas, circuitos de carreras o a un barco hundido en el medio del océano sin moverse de las inmediaciones de Porta do Sol.

“La oferta de entretenimiento viguesa para celebraciones se limitaba al paintball, la bolera o el cine por lo que queríamos ofrecer algo original y diferente. Analizamos el mercado y decidimos apostar por la realidad virtual, que ofrece experiencias nuevas y emocionales”, comenta Fernando Bourgon, director de Inmersia. La idea surgió a raíz de que tanto su mujer como él llevaban un par de años en paro y ahora centran sus esfuerzos en este nuevo proyecto que se divide en dos líneas de negocio: los simuladores y los puestos de realidad virtual. La primera opción permite que los usuarios puedan vivir diferentes sensaciones a bordo de una montaña rusa o a los mandos de un coche de carreras por un complicado circuito y la segunda es más amplia y multijugador, donde un grupo puede escoger entre más de 500 juegos y participar a la vez en actividades de acción, terror, habilidad e incluso en scape rooms. “Los puestos de realidad virtual se adaptan a los deseos de los clientes, que incluso pueden simular lo que se siente saltando desde lo alto de un edificio o volando por el mundo gracias al Google Earth”, detalla el director de Inmersia.

El equipamiento del que dispone el local es lo último que ha salido al mercado y cuentan con gafas de realidad virtual con sistema wireless, es decir, permiten el libre movimiento del jugador ya que no disponen de cables que aten a la pantalla. A parte de disfrutar del ocio en el propio establecimiento (ya sea en eventos o con bonos por minutos de juego), Inmersia ofrece la posibilidad de alquilar los simuladores para su instalación en centros comerciales, ferias o empresas durante varios días.

Otro de los múltiples atractivos del nuevo centro de diversión será el precio, ya que las tarifas oscilan entre los 3 y los 5 euros para los simuladores (coches y montaña rusa) y 5 euros para los puestos de realidad virtual que dan derecho a participar en juegos con una duración de hasta siete minutos. Bourgon concluye “que es muy probable que más del 90% de la población viguesa nunca haya probado esta experiencia” y confía en que una vez lo hagan “quieran repetir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*