Cómo llegar al puente colgante de Soutomaior y la mágica Poza das Bestas

En un entorno privilegiado, a unos pocos metros de la confluencia del río Verdugo con el Oitavén, se esconde una de esas escasas construcciones hechas por el hombre que no rompe con su entorno, sino que lo ensalza. El puente colgante de Soutomaior, o puente colgante del Verdugo, enamora nada más verlo.

A seis metros de altura sobre el río, el puente se erige como una unión perfecta entre las dos orillas que permite disfrutar de la conocida como Poza das Bestas, punto en que los márgenes del Verdugo son más amplios y crean una pequeña playa fluvial.

Es habitual que los vecinos se acerquen en verano para disfrutar de una jornada de sol con sus aguas cristalinas, mientras que el resto del año se puede gozar de una paz solo rota por el rugido de la fuerza del agua al formar una pequeña cascada. En el entorno, en plena naturaleza, se hayan también restos de molinos y diferentes rutas de senderismo para los apasionados de la naturaleza.

El acceso al entorno de la Poza das Bestas y al puente colgante de Soutomaior es muy sencillo encontrándose en plena PO-255 que une Ponte Caldelas con Soutomaior. Si se llega desde Ponte Caldelas la entrada al aparcamiento de tierra se encuentra a mano derecha y cuenta con indicadores en la propia vía. Una vez allí, solamente será necesario bajar unos metros por un camino adecuado para encontrarse con la mágica escena.

Para los que deseen disfrutar de una jornada en la zona, el puente se encuentra muy cerca del Castillo de Soutomaior, otro de los atractivos de la provincia y que estará abierto al público desde el 13 de mayo con una nueva musealización interactiva tras una inversión de 700.000€ por parte de la Deputación de Pontevedra.

Te puede interesar: Así es el "nuevo" Castillo de Soutomaior por dentro


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*