“La Negra”, el cóctel de soul, jazz y flamenco llega a Vigo

Amparo Velasco, apodada La Negra por su pasión por el soul y por su tono de piel, pertenece a ese grupo de jóvenes artistas que, tomando aires del flamenco, han creado una variante pop particular que, a partir de las singulares aportaciones de cada uno, fusionan diversos elementos musicales para acceder al sonido buscado. No es una escena. Tampoco es encuadrable exactamente en el fenómeno de los 80 y 90 que se denominó “nuevo flamenco” y que aglutinó a gente como Ketama o Ray Heredia. Sin embargo, es una de sus influencias y, al igual que este movimiento, recurre a la apertura de géneros.

A pesar del tardío desembarco de su disco, Amparo “La Negra” ya estaba dando pasitos en esto de la música. Colaboró con grandes nombres del género como José Mercé o Vicente Amigo. No obstante, las responsabilidades familiares se antepusieron a la hora de iniciar una carrera musical. Ya en esos tiempos, Javier Limón, músico y productor y poseedor de un Grammy Latino, contacta con ella tras escucharla en “El Candela” de Madrid.

“La Negra” (Casa Limón, 2006) junta las cadencias flamencas con ritmos latinos, ecos de copla y ambientes jazzísticos para crear su particular propuesta, suave y cadenciosa. El álbum fue gratamente acogido y se presentó en directo a lo largo de los siguientes meses. No obstante, serán necesarios seis años para encontrar una nueva entrega. Su segundo LP llegó en 2012 de la mano de “El Volcán”, bajo el título de “La Que Nunca…”, un trabajo con el que reinventan el sonido gitano de “La Negra”, un pop fusión que deconstruye géneros como el flamenco, el jazz o la psicodelia consiguiendo un sonido sofisticado.

En 2016 publica “Colores”, una mezcla de pinturas y palos que suenan a arco iris colosal y que pinta en un lienzo oscuro Amparo Velasco con la producción de Juan Fernández “Panky” en un artefacto que transita cerca de un club de jazz con tablao, de una peluca rastafari con olores cariocas, de un bolero multiétnico: doce historias cálidas como si de un crisol babélico de post-flamenco por la vía del mestizaje negro se tratase.

En estos “Colores”, “La Negra” se inventa una nueva variante roots de la rumbilla mestiza. Se acerca a cadencias r&b a lo Tracy Chapman escalando el romanticismo jondo más apasionado, deconstruye una balada rumbera por la vía jazzanova o de la rumba funk, se permite guiños a cadencias tangueras por la vía del bolero flamenco para poner voz a un poema de Lorca, se acerca al flamenco progresivo de Elbicho, hace guiños a la mejor Niña Pastori o a la bossa flamenca más sinfónica.

Las entradas se pueden adquirir en la web de Woutick (las puedes comprar aquí) por un precio de 13.20 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*