SonRías Baixas 2020 ya tiene su ejército de 700 fieles

SonRías Baixas como marca. Solo con saber la fecha -30 y 31 de julio y 1 de agosto- es suficiente. El festival que se celebra en Bueu ha puesto a prueba la fidelidad de la gente. Y ellos han respondido. El evento agotó en menos de tres horas las primeras 700 entradas que puso el pasado 30 de septiembre a la venta en su web oficial. Las localidades tenían dos precios: uno súper reducido de 23 euros más gastos para los 200 más rápidos y 28 euros más gastos las 500 restantes.

Los tickets volaron SonRías Baixas no solo ha logrado consolidarse en el calendario de festivales gallegos, sino que es una experiencia. Así lo demuestra la marca "Destino SonRías", una marca que combina música, gastronomía y el contexto casi inigualable que ofrece Bueu y por extensión la comarca de O Morrazo. Esos ingredientes provocan que el evento que se celebra en el Multiusos da Estacada despache sus primeras 700 entradas en tan poco tiempo. Los organizadores destacan que todas aquellas personas que se quedaron a las puertas de tener su abono para la edición de 2020 deberán esperar unos días. Ahora es el momento de que SonRías Baixas anuncie los primeros nombres del cartel. La siguiente tanda de venta de localidades será de 33 euros más gastos.

La pasada edición de SonRías Baixas fue un éxito. La cita musical reunió en Bueu a 22.065 personas, que pusieron rumbo a este "Destino SonRías" desde diferentes puntos de la Península, para disfrutar de tres días y tres noches de música, gastronomía y playa. La organización apostó en esta edición de madurez por consolidar el modelo de ocio activo, completando su programación música festiva y de calidad con actividades complementarias que refuerzan su integración en el territorio, como la completa e innovadora oferta gastronómica a partir del Polbo das Rías o la cata de vino Tinta Femia que se ofreció de forma gratuita, a 25 asistentes al festival.

El público también respondió. Ofreció una nueva marca histórica para el festival, que cada año genera en la comarca de O Morrazo un impacto que supera el millón de euros, con una ocupación hotelera del 100% y con los establecimientos del municipio abarrotados de festivaleras y festivaleros de todo Galicia y del resto del país. La organización se marca un reto, seguir creciendo sin perder la esencia de un festival que nació de la pasión por los festivales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*