La magia de Iago Aspas que todo lo cura

Balaídos vuelve a sonreír tras los pitos de los primeros veinte minutos. El Celta de Miguel Cardoso ganó su primera final de temporada. Era un debut como local algo dramático para el entrenador portugués, que estaba obligado a ganar para que su equipo no se acercase a los puestos de descenso. La locura en la que está inmersa en la competición doméstica tiene estas cosas. El choque ante el Huesca son esos que marcan tendencia. Todos lo sabían. Jugadores y afición. De ahí el nerviosismo. Sin embargo, Brais Méndez, Hugo Mallo y, sobre todo, Iago Aspas calmaron el ambiente con una preciosa jugada asociativa que permitió inaugurar el marcador.

El gol del moañés fue un bálsamo para todos. Para la grada y para un equipo que demostró que tiene las aptitudes y las cualidades necesaria para llevar sobre el verde el estilo que quiere imponer su nuevo entrenador. Miguel Cardoso se estrena en Balaídos con tres puntos, una victoria sustentada en el talento de Iago Aspas, que en la segunda parte sentenció la victoria con otro golazo para su colección de obras de arte. El partido deja muchos análisis, una reflexión que va más allá de la magia del atacante de O Morrazo o de la titularidad de Rubén Blanco y David Costas. Las analizamos.

Iago Aspas, “pichichi”

Otra vez Aspas. El moañés lidera la victoria de un Celta que parecía rozar la tragedia en los primeros veinte minutos de partido. El Huesca perdonó y el atacante morracense fue el encargado de inaugurar el marcador tras ejecutar una preciosa combinación entre Brais Méndez y Hugo Mallo.

En la segunda parte, con el Celta ya como claro dominador del juego, llegó la sentencia. Aspas dejó otro golazo para la colección. Carrera con Akapo, que acabó con el zaguero del Huesca lesionado, y mano a mano ante Jovanovic con una ejecución magistral. Pisada, bicicleta y remate con la derecha. Para el moañés no hay ni pierna buena ni mala. La clase no sabe de imperfecciones. Doblete que sitúa al internacional moañés, con diez dianas, como máximo goleador de LaLiga Santander junto a Stuani.

La cantera, otra vez clave

Cardoso mantiene su apuesta por la cantera. Cinco futbolista de A Madroa fueron titulares. David Costas se consolida en el once del preparador portugués mientras que los líderes de este equipo, sea quien sea el inquilino del banquillo, siguen siendo Iago Aspas y Hugo Mallo, que en las últimas jornadas han tenido como socio a Brais Méndez.

El gol que lo curó todo volvió a contar con la elaboración de los tres canteranos. La combinación entre Brais Méndez y Hugo Mallo acabó con un balón en boca de gol que Iago Aspas, “pichichi” de la categoría junto a Stuani, no perdonó. Fue el tanto que marcó el encuentro, el primer paso para volver a sumar a los tres puntos, los primeros de Miguel Cardoso como entrenador del Celta.

Cambio en la portería

Es una de las decisiones que ha tomado Miguel Cardoso en su debut en el banquillo de Balaídos. Los cambios que quiere imponer el preparador trascienden al estilo. El luso ha decidido mandar al banquillo a Sergio Álvarez y apostar por Rubén Blanco como meta titular.

El guardameta mosense, lastrado por su lesiones, tiene una nueva oportunidad para consolidarse como el inquilino de la portería celeste. De momento, ha recuperado la titularidad dejando la portería a cero.

Pione Sisto, descartado

Otra de las decisiones que nos deja Miguel Cardoso en su estreno ante su afición. El portugués citaba a 19 futbolistas para el duelo ante el Huesca, una convocatoria en la que descartaba por decisión técnica con Facundo Roncaglia. El luso tenía que mandar a la grada de Balaídos a uno de sus futbolistas de ataque.

El damnificado volvió a ser Pione Sisto. Miguel Cardoso apostó por Boufal como compañero de ataque de Iago Aspas y Maxi Gómez mientras que las alternativas ofensivas del banco fueron Andrew Hjulsager, que salió por el futbolista marroquí en la segunda parte, y por Emre Mor.

Costas, Araujo y Jozabed

Suplentes en la recta final de la etapa de Mohamed y titulares en los dos primeros encuentros de la era Miguel Cardoso. Es el principio, pero parece que el portugués ya tiene pareja de centrales y ha recuperado a un Jozabed Sánchez que apenas tenía minutos hasta la fecha. El andaluz se ha aprovechado de las sensibles bajas de Lobotka, que sigue lesionado, y de Fran Beltrán, que recibió el alta médica ayer, para demostrar que tiene sitio en este Celta.

Pitos de la grada

La grada estaba desesperada. Había nervios. El encuentro ante el Huesca marcaba tendencia. Un tropiezo supondría situarse en la zona baja de la tabla. En una situación tan tensa, un cambio de estilo es arriesgado. La grada mostró su enfado en la primera media hora del partido. El cuadro celeste tenía problemas en la salida de balón y la hinchada se enfadó.

El gol de Iago Aspas en el minuto 38 lo cambió todo. El tanto calmó los ánimos y la tendencia del partido. El conjunto vigués controló el juego y acabó certificando un triunfo vital para salir de la zona peligrosa de la tabla y situarse a tres puntos del sexto puesto que marca ahora mismo el Real Madrid.

Ficha técnica del Celta – Huesca

RC Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Araujo, David Costas, Juncá; Okay, Jozabed; Brais Méndez (Fran Beltrán, 75′), Iago Aspas (Emre Mor, 88′), Boufal (Hjulsager, 62′); y Maxi Gómez.

SD Huesca: Jovanovic; Miramón, Jorge Pulido, Etxeita, Akapo; Daian Musto (Gürler, 46′), Moi Gómez; Álex Gallar (Juan Aguilera, 46′), Rivera, David Ferreiro (Chimy Ávila, 62′); y Cucho Hernández.

Goles: 1-0: Iago Aspas (38′); 2-0: Iago Aspas (77′).

Árbitro: Cordero Vega (comité cántabro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*