Las conclusiones que deja la derrota del Celta ante el Valencia

Lejos de cicatrizar, la hemorragia se va haciendo más grande. El Celta sigue sin tocar fondo. Sufre una nueva derrota -la cuarta consecutiva- y ya depende del Rayo Vallecano para no caer a los puestos de descenso. El plan de Miguel Cardoso parece que no acaba de funcionar. El equipo controla los partidos, tiene la posesión, pero está lejos de ser vertical y letal en campo contrario. La situación ya no solo se reduce a la ausencia de su jugador franquicia, Iago Aspas. Esto es una cuestión de mente, de cabeza. El celtismo mostró esta noche su apoyo. Arropó a los célticos en todo momento, salvo en ese polémico cambio de Cardoso en el que retiró a Lobotka para dar entrada a Fran Beltrán. Estas son las conclusiones que deja el tropiezo ante el Valencia.

Víctima del miedo

El Celta siguió casi a la perfección el manual de Miguel Cardoso. El balón como la herramienta para todo. Para sanar las heridas de las dos derrotas anteriores. El esférico daba el control, el camino directo hacia un triunfo balsámico. El equipo vigués siguió esos pasos. No estuvo acertado en campo contrario a la hora de sorprender a la zaga rival, pero logró adelantarse en el electrónico gracias al gol de Néstor Araujo en una jugada de estrategia. El cuadro celeste pudo haber dado un paso al frente. Llenarse de moral y asestar un golpe definitivo a un Valencia que también está inmerso en un océano de dudas.

El partido transcurrió. El Valencia seguía con vida. Rubén Blanco empezaba a tener trabajo tras el tanto inicial de los celestes. Sus intervenciones postergaron el empate del Valencia hasta la recta final del duelo. La igualada fue clave. El Celta se volvió a desangrar. Acusó ese estado de depresión que se disparó en los últimos minutos de partido con el gol de Rodrigo. Tres partidos en 2019, tres derrotas. El triunfo del Rayo Vallecano situaría a los vigueses en puestos de descenso.

Escasa producción ofensiva

Hay que destapar tópicos. La posesión no es sinónimo de ambición ni de fútbol ofensivo. Eso son leyendas urbanas. Uno de los grandes engaños del fútbol en los últimos años. La teoría de Miguel Cardoso gusta, pero su práctica no tanto. El equipo vigués volvió a tener la posesión del esférico. Tuvo el control del juego y estuvo muy atento en las labores de repliegue, pero su producción ofensiva fue bastante pobre. El gol de Araujo llegó a balón parado (al igual que la pasada jornada en Vallecas) y solo los remates de Sisto, Brais Méndez y un remate de Boufal que sacó "in extremis" Neto permitieron al cuadro celeste disponer de acciones claras para perforar el marco rival.

Rubén, de nuevo salvador

Rubén Blanco volvió a ser uno de los futbolistas más destacados del Celta. Con la ausencia de Aspas, el mosense se ha erigido en uno de los líderes del equipo. Bien en el juego de pies y espectacular con varias intervenciones, el canterano mantuvo hasta la recta final del partido al equipo vigués con ventaja en el electrónico. Los tantos de Ferrán y Rodrigo echan por tierra la buena labor del portero louriñés.

Cardoso, pitado por Balaídos

El entrenador portugués recibió los primeros abucheos de la grada. Miguel Cardoso ha decepcionado al celtismo. Sus cambios volvieron a fallar. La apuesta por Emre Mor no fue acertada. El turco no mejoró la escasa producción ofensiva del equipo. Sin embargo, la bronca llegó al relevar a Lobotka por Fran Beltrán cuando el equipo perdía por la mínima en el minuto 89. La hinchada mostró su enfado por una sustitución que no tuvo demasiado sentido.

Alarmas encendidas

"Si gana el Rayo, estamos en descenso". Era una de las frases más repetidas al término del partido. Las cuentas son sencillas. Cuatro derrotas consecutivas han situado al conjunto vigués al borde del precipicipio. Las ausencias de Iago Aspas y David Costas han sido muy sensibles. No obstante, el problema va mucho más allá del rendimiento que ofrecen el internacional español y el defensor de Chapela. El Celta necesita fortaleza mental. Hace falta alma, saber sangrar y revertir una dinámica negativa que hunden al cuadro celeste en la clasificación.

Ficha técnica del Celta - Valencia

RC Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Roncaglia, Araujo, Juncá; Lobotka (Fran Beltrán, 89'), Jozabed; Brais Méndez, Boufal (Emre Mor, 71'), Pione Sisto (Hjulsager, 82'); y Maxi Gómez.

Valencia: Neto; Piccini, Garay, Paulista, Gayá; Coquelin (Wass, 79'), Parejo, Cheryshev (Gameiro, 61'), Carlos Soler (Ferrán Torres, 61'); Rodrigo y Santi Mina.

Goles: 1-0: Araujo (40'); 1-1: Ferrán Torres (71'); 1-2: Rodrigo (84').

Árbitro: González González (comité castellano-leonés). Mostró tarjeta amarilla a Jozabed, Brais Méndez, Hugo Mallo y Roncaglia por parte del Celta mientras que por parte del Valencia vieron cartulina amarilla Carlos Soler, Paulista y Ferrán Torres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*