El Celta de Iago Aspas perdona el primer noqueo del Barça en Liga

El FC Barcelona se escapó vivo en esta ocasión de Balaídos. No hubo la goleada de los dos precedentes ligueros, pero el Celta volvió a demostrar que sabe cómo hacer daño al conjunto azulgrana. Con un Iago Aspas espectacular, el cuadro celeste llegó a desperdiciar un total de seis mano a mano ante Ter Stegen que pudieron haber desequilibrado la balanza a favor del bando local y poner fin a la racha de imbatibilidad de los hombres de Ernesto Valverde (2-2).

El Celta presentaba un centro del campo de circunstancias. Las bajas de Hugo Mallo y Tucu Hernández obligan a Unzué a recomponer la sala de máquinas. Fue un equipo complejo en lo táctico. Sin entrar en detalles, Wass ocupaba el lateral derecho de una zaga en la que regresaba Facundo Roncaglia mientras que Jozabed Sánchez compartía sala de máquinas con el indiscutible Stanislav Lobotka y el “comodín” Brais Méndez.

Ernesto Valverde tiró de rotaciones. Refrescó a todos los jugadores de campo. Solo Ter Stegen era el único indiscutible que intentaría romper el maleficio de Balaídos. El alemán y Coutinho podrían ser los únicos que salgan de inicio este fin de semana en la final de la Copa del Rey frente al Sevilla.

El Celta brilló. Mostró una versión cercana al de las grandes citas. Regresó esa rebeldía que a punto estuvo de conquistar Europa hace tan solo unos meses. El equipo vigués asfixiaba la zona de creación del Barça. El principal objetivo era discutir la posesión al coloso. De tú a tú. Como le duele al cuadro azulgrana, que cayó goleado en las dos últimas campañas en el coliseo vigués.

El equipo vigués recuperó afouteza. Denis Suárez, formado en A Madroa, avisó con un centro chut. El Celta siguió creyendo en una nueva proeza. Los pupilos de Juan Carlos Unzué empezaron a crear una hemorragia en la retaguardia azulgrana. Hacía tiempo que la sala de máquinas celeste no funcionaba tan bien. Era una fábrica de buen fútbol. Lobotka recuperaba y entregaba para que Brais Méndez y Aspas buscasen las grietas del entramado defensivo del Barça. Maxi Gómez y el mosense, en dos ocasiones, perdonaban ante Ter Stegen. Como una de las acciones del choque queda una mano colosal del guardameta alemán a un remate del canterano de A Louriña.


Te puede interesar: Así fue el partido de ida en el que el Celta también logró empatar ante el Barça


El que perdona, lo paga. Sobre todo si enfrente está una de las potencias del fútbol mundial. Error de Jonny en la salida de balón y gol de Dembelé. El Celta acusó el varapalo, pero con Iago Aspas la rebeldía no se negocia. Él es posiblemente el mejor representante de esa afouteza que hace un año engalanó las calles de Vigo. Al filo del descanso, Jonny enmendaba su error igualando la contienda tras rematar en boca de gol un buen centro de Maxi Gómez.

Tras el descanso, el conjunto vigués continuó haciendo un ejercicio de fe, un esfuerzo brutal para intentar ser el primer conjunto de LaLiga que logra derrotar al Barça. Las ocasiones volvieron a llegar mientras Iago Aspas seguía regalando razones para estar en el Mundial de Rusia 2018 y avalando su candidatura a ser uno de los mejores futbolistas de la competición. Jozabed Sánchez era el siguiente en indultar de nuevo al cuadro visitante. El remate del andaluz, demasiado cruzado, no encontraba portería.

Valverde movió banquillo. Doble cambio. Lionel Messi y Sergi Roberto ingresaban al verde para revertir el dominio local. La entrada del argentino concedió una pequeña superior al Barça. En ese tramo llegó el gol culé. Paco Alcácer culminaba una acción colectiva con la colaboración de una mala salida de Sergio Álvarez. Con el “diez” azulgrana en el terreno de juego, la figura de Aspas emergió de nuevo. El moañés ganó la espalda de la defensa culé, se impuso en la carrera a Sergi Roberto, que abortó la ocasión local con un agarrón clamoroso. Fernández Borbalán no dudó. Roja directa. Se abría una nueva oportunidad, una réplica para neutralizar la ventaja visitante e incluso opositar a los tres puntos.

Con superioridad numérica, Unzué tardó en dar la oportunidad a Emre Mor. El turco entró en los últimos diez minutos por un Pione Sisto exhausto. Precisamente, el joven talentoso otomano fue el encargado de dar la asistencia del tanto de Iago Aspas. El internacional español dejaba de nuevo su sello en un partido grande ante un gigante con ese tanto en el que se ayudó con la mano. Como los grandes. Hasta en eso tiene su particular paralelismo con Messi. Gol, provocó la expulsión y fue un constante quebradero de cabeza para un Barça que, en la recta final del choque, pudo perder su condición de imbatibilidad en Liga si Lucas Boyé no perdonase el enésimo mano a mano ante Ter Stegen. El argentino fue el último en indultar a los discípulos de Ernesto Valverde. Con Iago Aspas ya lesionado en el descuento -podría ser baja ante el Valencia-, el conjunto finalizó con el mismo resultado de la ida, un empate a dos que, a pesar de la buena imagen, aleja al Celta de los puestos europeos.

Ficha técnica del Celta – FC Barcelona

RC Celta: Sergio Álvarez; Wass, Roncaglia, Sergi Gómez, Jonny; Lobotka, Jozabed (Radoja, 72′), Brais Méndez (Boyé, 85′); Iago Aspas, Pione Sisto (Emre Mor, 79′) y Maxi Gómez.

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Yerry Mina, Vermaelen, Digne; André Gomes (Sergi Roberto, 60′), Paulinho, Denis Suárez; Dembelé (Aleix Vidal, 77′), Coutinho (Messi, 60′) y Paco Alcácer.

Goles: 0-1: Dembelé (36′); 1-1: Jonny (45′); 1-2: Paco Alcácer (64′); 2-2: Iago Aspas (82′).

Árbitro: Fernández Borbalán (comité andaluz). Mostró tarjeta amarilla a Iago Aspas, Wass y Jonny por parte del Celta. Expulsó a Sergi Roberto (70′) con roja directa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*