La revolución de Maxi Gómez y el Celta no tiene final feliz

El Celta sufre un nuevo tropiezo en su carrera hacia Europa. Tras caer ante el Alavés, los discípulos de Juan Carlos Unzué tenían esta jornada la posibilidad de mantener a tiro al Sevilla y de situarse a un solo partido del Villarreal, quinto clasificado. La empresa no era sencilla. El Espanyol de Quique Sánchez Flores es un conjunto sólido, rocoso, que puso en peligro al FC Barcelona y que, en su visita a Balaídos, iba a poner a prueba el vendaval ofensivo del ataque del conjunto vigués.

El cuadro celeste supo desentrañar los enigmas tácticos que le propuso la zaga perica. Incluso supo navegar a contracorriente tras el tempranero tanto de Leo Baptistao. El hispano-brasileño aprovechó un error defensivo del Celta para plantarse solo ante Rubén Blanco para inaugurar el marcador en Balaídos. El equipo vigués supo encajar el golpe. Sabía que el Espanyol le iba a ceder la iniciativa, tal y como hizo el Alavés en la pasada jornada. En esta ocasión, el Celta generó más peligro que en los primeros 45 minutos de Mendizorroza. De hecho, tras un primer aviso, Maxi Gómez puso de nuevo la igualdad en el electrónico tras rematar de cabeza un buen centro de Hugo Mallo.

El partido siguió con el mismo plan. El Espanyol mantenía su idea. Estaba cómodo con el resultado, no tanto con lo que ocurría en el terreno de juego, donde el Celta generaba un peligro constante.

En el segundo acto, el equipo vigués siguió insistiendo. No desesperó. Siguió aporreando la puerta de un Diego López que evitó ‘in extremis’ hasta en dos ocasiones la segunda diana del Celta.

Juan Carlos Unzué movió banquillo. Tocaba refrescar el ataque. Hacía falta una revolución en los metros finales. El técnico navarro dio entrada a Emre Mor y al Tucu Hernández. Salieron Sisto y Radoja. Hombre por hombre. La aportación del turco fue sensacional. Por su banda llegó la recompensa al estilo ofensivo céltico. Maxi Gómez armaba el disparo, daba en un adversario y convertía en imposible la estirada De Diego López.

Quedaban sólo diez minutos. Lo más difícil estaba hecho. El Espanyol, obligado a arriesgar, dejaba espacios atrás. La velocidad de Aspas y Emre Mor se antojaba letal. Sin embargo, Gerard Moreno, bien neutralizado hasta entonces, anotaba el tanto del empate.

El equipo vigués tenía tres minutos más la prolongación para asestar de nuevo el golpe definitivo para lograr los tres puntos. Lobotka tuvo la acción más clara. Pisó área rival, pero le faltó veneno para terminar la jugada. Poco después, Maxi Gómez también encaró la meta De Diego López, aunque el uruguayo se fue al suelo.

Al final, reparto de puntos. El Celta se aleja de los puestos europeos y está obligado a ganar ante el Getafe para no perder el tren hacia Europa

Ficha técnica del Celta – Espanyol

Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Roncaglia, Sergi Gómez, Jonny; Lobotka, Radoja, Wass, Pione Sisto; Iago Aspas y Maxi Gómez.

Espanyol: Diego López; Marc Navarro, David López, Naldo, Aarón Martín; Víctor Sánchez, Carlos Sánchez, Darder, Jurado; Leo Baptistao y Gerard Moreno.

Goles: 0-1: Leo Baptistao (10’); 1-1: Maxi Gómez (32’); 2-1: Maxi Gómez (80’); 2-2: Gerard Moreno (87’).

Árbitro: González González (comité castellano-leonés).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*