Un clamoroso error arbitral desquicia a un Celta que se acerca al descenso

Era un partido importante. Un duelo para dejar prácticamente cerrada la salvación. El viaje a Mallorca suponía la oportunidad perfecta para afrontar, con relajación, la recta final de la temporada. Un penalti inexistente que ha indignado a todo el fútbol español fue un duro mazazo, un varapalo que se convirtió en una hipoteca insalvable para un cuadro celeste que acabó goleado en su visita a Son Moix (5-1).

No empezaba mal el encuentro el Celta. Óscar García apostaba por un once bastante reconocible. Murillo y Rafinha regresaban al equipo mientras que Santi Mina sería el compañero de Iago Aspas en ataque en detrimento de Smolov. El moañés pronto avisaba a Manolo Reina. Arrancaba enchufado el equipo vigues.

Todo cambió en el minuto 13. Ese espacio para la superstición supondría el episodio más dramático para el fútbol español desde que ha entrado en vigor el VAR. La herramienta que iba a hacer más justo el deporte rey se convirtió en ineficaz. De Burgos Bengoetxea fue incapaz de rectificar el inexistente penalti que había sancionado en el área del Celta. Un escándalo. Budimir no perdonaba el regalo. El croata transformaba la pena máxima y disipaba las dudas que podría haber en la escuadra local.

El Celta no bajó los brazos. Incluso pudo igualar la contienda en un cabezazo de Murillo y en un remate de Bradaric, pero Manolo Reina se convirtió en uno de los más destacados del choque. El cuadro celeste pronto sufriría un nuevo mazazo. Lesión de Denis Suárez. El Mallorca aprovechaba esa superioridad numérica por las molestias del salcedense para anotar el segundo tanto de la tarde. Cucho Hernández ampliaba la renta y acercaba a los de Óscar García a la lona.

Entraba Nolito por el "6" céltico. El conjunto vigués se lanzaba a la búsqueda del gol que le metiera en el partido, que inyectara miedo a un necesitado Mallorca, pero los de Vicente Moreno ejercieron un nuevo ejercicio de efectividad casi perfecta ante una zaga celeste excesivamente contemplativa. Pozo aumentaba la herida y acercaba al Celta a la derrota en un partido clave para rozar la permanencia.

Óscar García movía banquillo en la reanudación. Tocaba arriesgar. Se retiraba Okay y entrada Smolov. El Celta lograba pronto reducir distancias desde el punto de penalti. Iago Aspas transformaba la pena máxima provocada por Santi Mina. Quedaba tiempo para creer. Sin embargo, pocos minutos después, una combinación entre Salva Sevilla y Budimir permitía al bermellón echar por tierra la reacción celeste.

La sangría aumentaría ante un Celta entregado. Salva Savilla redondeaba la goleada, una "manita" que supone un freno en seco a la buena evolución de un equipo que iba directo hacia la permanencia. Toca rehacerse de las heridas. Ahora queda demostrar que lo de Mallorca ha sido un accidente, un tropiezo en esa senda que parecía inmaculada hacia la continuidad en Primera División.

Ficha técnica del Mallorca - RC Celta

RCD Mallorca: Manolo Reina; Pozo, Valjent, Raillo, Lumor (Fran Gámez, 42'); Baba, Salva Sevilla (Trajkovski, 83'), Kubo (Lago Junior, 83'), Dani Rodríguez (Aleix Febas, 74'); Cucho Hernández y Ante Budimir (Pablo Chavarria, 74').

RC Celta: Rubén Blanco; Kevin (Toro Fernández, 71'), Murillo, Araújo, Lucas Olaza; Bradaric, Okay (Smolov, 46'), Rafinha (Aidoo, 71'); Iago Aspas, Denis Suárez (Nolito, 28') y Santi Mina (Brais Méndez, 62').

Goles: 1-0: Budimir (penalti) (13'); 2-0: Cucho Hernández (27'); 3-0: Pozo (40'); 3-1: Iago Aspas (penalti) (50'); 4-1: Budimir (52'); 5-1: Salva Sevilla (60').

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (comité vasco). Mostró tarjeta amarilla a Valjent, Budimir y Fran Gámez por parte del Mallorca mientras que por parte del Celta vieron cartulina amarilla Iago Aspas, Toro Fernández y Murillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*