El Celta araña un punto de vida y de esperanza que acaba desquiciando al Bernabéu

Un punto de vida. El Celta acaba el "Tourmalet" más vivo que como lo afrontó. El cuadro celeste empezó encontrando el camino ya lo recorre. El Santiago Bernabéu ha sido la confirmación. Los hombres de Óscar García han firmado un empate en el que Rafinha Alcántara y Aspas han demostrado que son los líderes de este equipo mientras que los fichajes de invierno dan un salto de calidad al conjunto. Además, el duelo ante los merengues supone la reivindicación de los canteranos Santi Mina y Denis Suárez. El vigués y el de Salceda de Caselas fabricaron el gol que permite sobrevivir en el coliseo blanco, un coliseo que demostró que su señorío es mero marketing entonando en los últimos minutos "a segunda".

El Celta recuperaba la defensa de tres centrales. Óscar García ponía sobre el tapete del Santiago Bernabéu a todos sus zagueros. Kevin y Lucas Olaza ocuparían los flancos mientras que los guardianes de Rubén Blanco serían Araújo, Murillo y Aidoo. El técnico de Sabadell también incluía en el once titular a los otros dos fichajes de invierno. Smolov repetía mientras que Bradaric se convertía en el jefe de sala de máquinas en detrimento de Fran Beltrán. Okay y Rafinha completaban la medular.

El planteamiento era proponer un dilema a un Real Madrid con dudas en los metros finales. El Celta intentaba presionar la salida de balón blanca, pero fue cediendo metros. La clave era estar juntos. Tirar de oficio como el primer paso para intentar asaltar el Santiago Bernabéu. El cuadro celeste pronto tuvo el partido de cara. Iago Aspas envió un gran pase diagonal para Smolov. El ruso firmó su carta de presentación en el mejor escaparate posible. Perfecto control y sublime definición ante Courtois.

El Celta realizaba un ejercicio de supervivencia. El Real Madrid se adueñaba de la posesión y encerraba al conjunto vigués en zona de tres cuartos. La labor de contención viguesa era soberbia frente a los constantes centros laterales de los discípulos de Zinedine Zidane. Los locales dominaban el esférico, pero era una superioridad territorial. Rubén Blanco apenas tenía trabajo. Solo para sacar de puerta. Solo un remate desde fuera del área de Casemiro que buscó la escuadra puso en aprietos la ventaja en el electrónico del Celta.

El equipo vigués resistía el empuje merengue. Era clave estirarse, que entrasen en juego Rafinha Alcántara o Aspas. Y cuando aparecían el brasileño y el moañés el panorama cambiaba. El cuadro celeste tiene dos joyas de un talento descomunal. El Celta seguía sacando partido de su oficio. De hecho, el Santiago Bernabéu tembló en la recta final del primer acto con un remate de cabeza de Aidoo que se topó con un paradón de Courtois. Los vigueses se iban a los vestuarios rozando el segundo tanto.

En el segundo período el Real Madrid matizó el plan. Mantuvo esa presión intensa a la salida de balón céltica, pero optó no por explotar los centros laterales. El camino era otro. Sobre todo, buscar las llegadas desde segunda línea. Los blancos ya avisaron con un gol de Sergio Ramos que fue anulado por fuera de juego. Poco después se acabarían los indultos. Toni Kroos, la bestia negra del Celta, ampliaba su balance como verdugo firmando el tanto del empate.

Esa candidatura del Celta a la machada tenía un contratiempo. Kevin se lesionaba. Las molestias obligaban a Óscar García a situar a Aidoo como lateral derecho y volver a la defensa de cuatro centrales. El Real Madrid encontraba una vía en ese costado con Hazard como principal amenaza. Precisamente, el belga protagonizaría una de las acciones que marcaron el encuentro al sacar provecho de una salida de Rubén Blanco. El "7" blanco dejó el pie y Alberola Rojas señaló el punto de penalti. Sergio Ramos no perdonó y el Real Madrid volteaba el tanto inicial de Smolov.

El Celta supo sobrevivir. Con Rafinha y Aspas sobre el verde hay argumentos para creer en lo imposible. Óscar García tiró de ambición. Dio entrada a Denis Suárez y Santi Mina por Smolov y Bradaric. Era el momento de los renacidos. De reivindicarse en el Santiago Bernabéu. El equipo vigués supo opositar al premio de, al menos, el punto. Una bella acción entre los dos canteranos acabaría firmando el gol de la igualada. Pase imposible de Denis Suárez y gran definición de Santi Mina.

El equipo vigués siguió con ambición. Buscó los tres puntos, pero faltó la claridad en el último pase para plantarse ante Courtois para asestar el gran golpe. El Celta araña un punto clave en la lucha por la permanencia. Permite cerrar el "Tourmalet" fuera de los puestos de descenso y encarar con una buena dinámico el encuentro determinante del próximo fin de semana frente al Leganés.

Ficha técnica del Real Madrid - RC Celta

Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Valverde, Kroos (Modric, 81'); Hazard (Vinicius, 73'), Bale (Mendy, 84') y Benzema.

RC Celta: Rubén Blanco; Kevin (Pione Sisto, 55'), Aidoo, Murillo, Araújo, Lucas Olaza; Bradaric (Santi Mina, 83'), Okay, Rafinha; Iago Aspas y Smolov (Denis Suárez, 70').

Goles: 0-1: Smolov (7'); 1-1: Kroos (51'); 2-1: Sergio Ramos (penalti) (65'); 2-2: Santi Mina (85').

Árbitro: Alberola Rojas (comité catalán). Mostró tarjeta amarilla a Bale y Carvajal por parte del Real Madrid mientras que por parte del Celta vieron cartulina amarilla Lucas Olaza y Okay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*