Descubre las ocho maravillas que esconden las rutas alternativas del Camino de Santiago

Una de las mayores colecciones de hórreos de España en primera línea de mar, una representación en granito de la vida rural gallega de principios del siglo XX, un puente romano con una inscripción medieval de la época de Felipe II, el pueblo natal del célebre Valle-Inclán, una ermita totalmente recubierta de conchas de vieira, un molino de agua de mar, el mayor bosque de laurel de Europa o el único Vía Crucis marítimo fluvial del mundo son solo algunas de las maravillas que ofrecen dos rutas alternativas a las tradicionales que se conocen del Camino de Santiago. Se trata de la Ruta del Padre Sarmiento y la Variante Espiritual del Camino Portugués, orientadas a recrear el viaje que hizo Fray Martín Sarmiento en 1745 desde Pontevedra y a repetir el camino que siguieron los restos del Apóstol Santiago en su viaje hacia Compostela, respectivamente.

Ruta da Pedra e da Auga

Aunque son menos populares, a ambas rutas no les faltan aficionados, ya que según los albergues que se integran dentro de la Variante Espiritual, en 2018 se registraron más de 10.000 peregrinos que emprendieron esta aventura. Esta ruta, que une el Camino Portugués y el Translatio (el denominado origen de todos los caminos) se divide en tres etapas: la primera (de 19,65 kilómetros) sale desde Pontevedra y tiene como meta Armenteira, la segunda (de 23,60 kilómetros) parte de Armenteira hasta Vilanova de Arousa y la última discurre entre Vilanova y Santiago, con la peculiaridad de que requiere recorrer 28 kilómetros a pie y 15 millas náuticas por el río Ulla.

Monasterio de Armenteira

En la primera parte, después de que el peregrino haya cruzado Pontevedra, podrá disfrutar de una joya como el Monasterio de Poio del siglo XII, desde el que siguiendo las famosas flechas amarillas que guían el camino se llegará al pueblo marinero de Combarro, declarado Bien de Interés Cultural como Conjunto Histórico. En el tramo final de la etapa inicial, se sitúa también el Monasterio de Armenteira, habitado por monjas cistercienses y declarado monumento histórico-artístico, además de ser el escenario de la leyenda del Abad San Ero, en la que se cuenta que pasó 300 años escuchando embelesado los cantos de un pájaro. La segunda fase de este viaje lleva al aventurero por la Ruta de la piedra y el agua, una espectacular senda de molinos que conduce a la conocida como “Aldea labrega”, un conjunto integrado por una iglesia, un hórreo, un horno o un cruceiro que constituyen una representación en granito de la vida en el rural gallego de hace un siglo. Kilómetros después, el trayecto obliga a cruzar el Ponte dos Padriños, un gran puente que cuenta con una inscripción medieval que se realizó durante el reinado de Felipe II. Como broche de oro, la etapa termina en Vilanova de Arousa, el pueblo que vio nacer al escritor Valle-Inclán, uno de los grandes nombres de la corriente modernista y autor de numerosas poesías y obras de teatro, entre otros.

Río Ulla

Un recorrido en barco es el inicio de la tercera y última etapa, una experiencia que muestra el proceso de cultivo del mejillón en las bateas o los cruceiros situados en pequeños islotes a la ribera del río que constituyen el único Vía Crucis marítimo fluvial del mundo. El desembarco está programado en el puerto de Pontecesures, donde la Variante Espiritual confluye con el Camino Portugués hasta el destino final, que no es otro que la impresionante catedral de Santiago de Compostela en la populosa plaza del Obradoiro. Frente a los 71 kilómetros de esta variante, se contraponen los 190 por los que se extiende la Ruta del Padre Sarmiento y que está dividido en nueve etapas que se pueden adaptar a las necesidades de los caminantes.


Te puede interesar: El Camino de Santiago, también por mar: así es la Travesía Náutica Xacobea


Ruta del Padre Sarmiento

Fray Martín Sarmiento nació en Villafranca del Bierzo pero a los pocos meses su familia se trasladó a Pontevedra. No fue hasta 1710 cuando llega al convento madrileño de San Martín para tomar el hábito benedictino, una experiencia que influyó mucho en él y le convirtió en un gran precursor de la recuperación de la cultura gallega. Su labor fue importante y destaca su libro “Viaje a Galicia”, en el que relata el peregrinaje por la comarca de O Salnés, un trayecto en el que está inspirada esta ruta. Las tres primeras etapas (un total de casi 74 kilómetros) van desde Pontevedra hasta O Grove. El camino comienza en la icónica iglesia pontevedresa de la Peregrina y pasa en su etapa inicial por Poio, Combarro y Sanxenxo, que cuenta con uno de los puertos deportivos más destacados de la zona. Desde Sanxenxo el camino continúa y el peregrino podrá gozar de un agradable paseo a la orilla del mar observando en el horizonte Ons y la antigua ermita de A Lanzada, uno de los arenales más largos de Galicia, hasta parar a descansar en O Grove, lugar célebre por su gran fiesta del marisco que se celebra en octubre, toda una exaltación de la buena gastronomía que se esconde en las aguas de la comunidad. La tercera parte del camino es una ruta circular en la que se puede conocer más a fondo la Isla de la Toja, popular por sus aguas termales y también por su ermita, que está totalmente recubierta por conchas de vieira.

Torres del Oeste

Casi 57 kilómetros suman las tres siguientes partes de este fantástico camino y se extienden entre O Grove y Vilanova de Arousa. O Salnés (con sus antiguas factorías de tejas) y Cambados (la capital del Albariño por excelencia) son dos de los lugares incluidos en la cuarta etapa, que termina en la cambadesa y céntrica plaza de Fefiñáns. “A Seca”, uno de los escasos molinos de agua de mar que existen en Galicia, es el comienzo de la quinta etapa, que sigue por A Illa de Arousa y el mirador de “Con do Forno”, desde donde se puede divisar una excepcional panorámica de toda la ría al atardecer. Los amantes de las aves están de suerte en esta parte del trayecto, ya que tendrán que pasar por el parque natural de Carreirón, formado por playas de aguas cristalinas y con una ubicación que favorece el avistamiento de pájaros de todas las especies. Tras unos kilómetros más de esfuerzo, los caminantes llegarán a Vilanova de Arousa, donde podrán conocer más detalles sobre la vida de Valle-Inclán en su casa museo.

El tramo final (etapas 7, 8 y 9) une Vilanova y Santiago y consta de 60 kilómetros. El inicio está en el arenal de As Sinas, el camino sigue por el pueblo marinero de Vilaxoán y el parque botánico de Enrique Valdés Bermejo dará la bienvenida a los peregrinos a Vilagarcía de Arousa. En este lugar se encuentra el Pazo de Vista Alegre, que con el convento forma un conjunto declarado monumento histórico-artístico nacional. Unos kilómetros más adelante los viajeros se adentrarán en la isla de Cortegada, el lugar donde se encuentra el bosque de laurel más grande de Europa. La etapa 8 parte de Vilagarcía hasta Padrón y lo más destacable es que en este camino (al igual que en la Variante Espiritual) se puede admirar el único Vía Crucis marítimo fluvial del planeta, además de divisar las Torres del Oeste, que siglos atrás defendían la villa compostelana.

Núcleos rurales de Teo (Santiago de Compostela), además de Iria Flavia y Esclavitude, serán testigos de los últimos pasos de esta larga ruta que termina en la catedral, el lugar donde Fray Sarmiento en 1745 dio por finalizado su periplo por Galicia con motivo del Año Santo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*