Cuando las castañas se convierten en tratamiento de belleza contra la celulitis

El poder de la castaña traspasa lo gastronómico. Con la llegada del otoño los gallegos y gallegas se “echan a la calle” para disfrutar de los tradicionales Magostos y poder calentar el cuerpo con alguna de las múltiples recetas de este fruto seco. Sin embargo, el fruto tradicional gallego se ha convertido también en una arma de belleza.

En Mondariz, han decidido apostar esta temporada por este producto para ofrecer un tratamiento que se anuncia como “toda una revolución anticelulítica”. El Balneario de Mondariz ha logrado sumar un nuevo beneficio del fruto del otoño gracias a sus procesos de investigación que combinarán un nuevo tratamiento con aguas micromedicinales. 

De hecho, desde el balneario consideran el tratamiento de castaña como “un producto estrella”. Aluden a la eficacia contra la grasa que se acumula en las piernas, abdomen y nalgas, que original la flacidez de la piel y los característicos hoyuelos de la celulitis. Por ello, la composición de la castaña, glúcidos, proteínas, vitaminas y sales minerales, la convierten en un fruto natural indicado para el tratamiento de la piel tanto en su función protectora como suavizante, ya que gracias a los principios activos actúa en aquellas pieles que sufren fragilidad.

La castaña contiene taninos, potasio, calcio, pectina, fósforo, saponosidos, triterpreno y flavonoides. Sus propiedades permiten hidratar, nutrir, aumentar la resistencia capilar y disminuir la permeabilidad. Además, es antioxidante, anti-inflamatoria y está también recomendada contra las piernas pesadas.

Vamos, “todo un lujo” que tenemos a unos metros de casa en nuestros bosques. En el caso de la terapia diseñada por el centro ubicado en Mondariz, se basa en masajes tradicionales. El tratamiento se inicia extiendiéndose una base arcillosa por el cuerpo, que a continuación se recubre con una sábana plástica y se tapa con una manta durante veinte minutos para conseguir que penetren mejor todos los principios activos de la castaña, además de los minerales de las aguas. A continuación se retira esta capa con un chorro de agua micromedicinal, procediendo a un masaje hidratante y relajante para finalizar el tratamiento con un aceite de castañas con propiedades anticelulíticas y remineralizantes.

En los últimos años los productos de belleza que echan mano de diferentes frutos se han popularizado enormemente, como aquellos que recurren a los beneficios del aguacate, aloe vera, fresas o frutos del bosque como las frambuesas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*