El secreto que esconde el "Monte da Peneda" en Redondela

Una panorámica de 360 grados de todas las vías de acceso por mar y tierra. Vistas privilegiadas de la ría por la que el pirata Francis Drake entró a Vigo y balcón de primera categoría al castillo de Pedro Madruga.  El "Monte da Peneda" es, sin duda, uno de los accidentes geográficos más versátiles del área metropolitana de Vigo.

En la actualidad, a algo más de 300 metros de altitud, se encuentra una pequeña capilla que corona el pico y, a sus pies, un inmejorable mirador de la ría de Vigo, la ensenada de San Simón y el Val do Verdugo. Junto a estas increíbles vistas, parece que nada que nos encontremos allí les hará sombra, pero el destino ha querido que un alcornoque haya vencido al fuego que asola cada cierto  tiempo el lugar.  Con una edad indeterminada, pero que supera el centenario por mucho, el viejo árbol se erige desafiante como un viejo soldado que, impertérrito, cumple su guardia, día tras día, año tras año, protegiendo el mágico lugar.

Desde lo alto también nos encontramos en una posición privilegiada para comprender el funcionamiento del mundo romano ya que, bajo nuestros pies se extendía la vía XIX de Antonio. Esta calzada romana era una vía principal que comunicaba Asturica Augusta (Astorga) con Lucus Augusti (Lugo) y Bracara Augusta (Braga).

Debido a ese caracter central y privilegiado, A Peneda fue el lugar elegido por numerosos pueblos para asentarse o construir sus fortificaciones. El propio monte tiene un reseñable capítulo en la historia de la Corona de Castilla y del propio Reino de Galicia. Como apuntábamos unas líneas más arriba, frente al monte de A Peneda se encuentra, en línea recta y a menos de dos quilómetros, el Castillo de Soutomaior, centro de poder de la Galicia medieval.  El castillo era hogar de los Soutomaior, entre ellos, Pedro Álvarez de Soutomaior, más conocido como Pedro Madruga y aliado de Xoana "a Beltranexa" en su lucha por los derechos sucesorios sobre el Reino de Castilla. Sin embargo, el arzobispo de Santiago, Alonso de Fonseca, apoyaba a la futura Isabel I de Castilla. Por ello, ordenó construir en 1477 un castillo en lo alto del monte de A Peneda, el Castillo de Castrizán para vigilar los pasos de sus enemigos, los Soutomaior.

Por desgracia, hoy el castillo ya no se conserva, fue destruido por Pedro Madruga, y en su lugar nos encontramos con la capilla de la Virgen de las Nieves, a la que se le dedica culto al menos desde 1649. Como curiosidad, los devotos acudían a ella con ataúdes de párvulos y con sus restos funerarios. También algunos vecinos que decían estar "embrujados" se acercaban hasta el lugar para pedir auxilio ante los "bocados" y "meigallos". 

El secreto de la "sobreira"

"Ao pe da sobreira está enterrado un tesouro dos mouros", dice la leyenda popular. Lo que es cierto, es que bajo el alcornoque, oculta por la vegetación, encontramos una vieja galería que se adentra en la montaña. ¿Sería un pasadizo secreto que comunicaba por un lado con la costa y por el otro con Soutomaior? ¿Quizá una antigua mina? ¿Un viejo pasadizo del desaparecido castillo de Castrizán?

¿Cómo llegar al Monte da Peneda?

Llegar hasta el Monte da Peneda es muy sencillo y solamente deberás seguir las indicaciones hacia O Viso, parroquia donde se ubica. Existen numerosos indicadores que te irán guiando hasta llegar a lo alto de la montaña a través de una estrecha carretera. Puedes consultar la ubicación concreta en el siguiente mapa:

Un comentario

  1. o monte da peneda , non esta en redondela , esta en sotomayor , por redondela solo tiene la entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*