Los 800 titanes que superaron la dureza de la Vigo+11

Lo decíamos en la previa. La Vigo+11 es una carrera bonita, pero no es la prueba ideal para bautizarse en el mundo del running. El circuito Run Run Vigo dispone de otras más acordes como las Xornadas Marisqueiras do Berbés o la Vigo contra el Cáncer. La competición comenzó bien. Día espléndido para recorrer el centro de la ciudad. Tras una demora de unos minutos “por motivos de seguridad”, Abel Caballero daba el pistoletazo de salida. Empezaba la aventura. Por delante quedaban casi 11 kilómetros para poder “sobrevivir” a una de las carreras populares más duras del año en la urbe gallega.

Los primeros metros eran una fiesta. Decenas de vigueses impulsaban a los corredores en los primeros metros de una Vigo+11 que no muestra su cara más dura hasta pasado su ecuador. Todo transcurría con normalidad. García Olloqui, Montero Ríos, Marqués de Valladares, Colón, Policarpo Sanz y García Barbón. Los primeros kilómetros se superaban sin problemas. Cada corredor hacía su estrategia particular. Es el dilema de toda Vigo+11: bajar la media por kilómetro en el tramo inicial o dosificarse para lo que viene a partir del kilómetro seis.

Antes de la llegada del gran test para todo ‘finisher’ estaba el primer avituallamiento. El agua permitía refrescar al ‘runner’ cuando completaba ya la mitad del recorrido. La carrera ya estaba hecha al 50%, pero superar la Vigo+11 supone vencer al desafío que aparece en ese maldito kilómetro 6. Una vez superada Tomás Alonso, emerge la calle Coruña. Toca bajar el ritmo, apretar los dientes y mover más los brazos. Aparece la técnica, también el poder de la mente, para sobrevivir al tramo más difícil de la penúltima prueba del circuito Run Run Vigo. El apoyo del público se agradece. Cada año (y ya van diez) varias personas aguardan a los ‘runners’ en el Centro Comercial Camelias para dar ese apoyo, ese último aliento que permita al corredor llenarse de fuerzas para completar la cuesta que le queda hasta llegar a la comisaría de la Policía Nacional.

Es cuando uno se da cuenta de que la Vigo+11 está encarrilada. Sólo queda sobrevivir a algún que otro repecho en Camelias y Venezuela. Como decíamos en la previa, la carrera está ganada cuando uno llega al segundo avituallamiento: el que está enfrente a El Corte Inglés. Gran Vía y Colón se convierten en un aliado, una cuesta abajo en la que toca dejarse ir, sin prisas para no forzar las rodillas, hasta la línea de meta. Sufrir también tiene su encanto.

Nuno Costa y Ester Navarrete, ganadores de la Vigo+11

El portugués Nuno Costa se impuso en la décima edición de la Vigo+11. El luso cruzó la línea de meta con un tiempo de 33 minutos y 1 segundo. El podio lo completaron Iván Roade y Gonzalo Basconcelo.

En la modalidad femenina, Ester Navarrera volvió a imponerse en la prueba del circuito Run Run Vigo con una marca de 38 minutos y 10 segundos. Sandra Mosquera llegó poco después de la vencedora de la Vigo+11, cruzando la meta con un tiempo de 38 minutos y 22 segundo. El podio lo completó Sofía Freaza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*